El área sanitaria de Vigo vivió ayer una de las jornadas más negras desde que se inició la crisis sanitaria del coronavirus. Según los datos de la Consellería de Sanidade, 212 personas de la ciudad y los municipios del entorno ya están infectadas. El número de casos, por tanto, se ha cuadruplicado en los últimos cinco días, pues el martes solo había 49 contagiados. Para suavizar unos datos que ya de por sí son alarmantes, es necesario apuntar que la mayoría de ellos, concretamente 160, permanecen aislados en sus domicilios con síntomas leves. 52 están hospitalizados (39 en el Cunqueiro, 10 en Povisa y 3 en Fátima) y cuatro se encuentran en la UCI.

El problema, además, es que los profesionales sanitarios están empezando a caer. Según confirman diversas fuentes, hay al menos ya una decena de empleados que han dado positivo por coronavirus. Entre ellos hay tanto trabajadores del Cunqueiro como de diferentes centros de salud del área sanitaria de Vigo. Personal del hospital público vigués, sin embargo, apunta a que "hay bastantes más infectados que diez" y denuncia que el Sergas no les está facilitando toda la información sobre el número de positivos. Pero no solo hay sanitarios infectados. El coronavirus también ha llegado al personal de limpieza. Concretamente, cuatro trabajadores que se encargan de la higiene del hospital Meixoeiro ya han dado positivo en el test del Covid-19.

Coronavirus en Galicia: última hora

Sigue las noticias sobre la incidencia de la pandemia del Covid-19 en la comunidad

La jornada en Urgencias, mientras tanto, continúa con el trajín habitual. Pese a que cada vez está llegando más material de protección, lo cierto es que algunos trabajadores del servicio continúan denunciando que la falta de Equipos de Protección Individual (EPI's), imprescindibles para evitar contagios al tratar a pacientes con coronavirus. Las críticas, en este sentido, no cesan. Una celadora de Urgencias denuncia que "los protocolos de prevención en la mayoría de los casos se están realizando en función de la falta de material y no conforme a criterios científicos".

El servicio de Urgencias está dividido en dos zonas: una para pacientes infectados y otra para enfermos con patologías que nada tienen que ver con el Covid-19. En la primera, solo pueden entrar trabajadores sanitarios completamente protegidos para tratar al paciente que está infectado o bien que es sospecho de estarlo.

Para hacer frente a la sobredemanda asistencial provocada por el Covid-19, la gerencia del área sanitaria continúa haciendo espacio en el Cunqueiro. Ayer informaba a los trabajadores de la habilitación de una segunda zona de aislamiento para personas con coronavirus.