23 de marzo de 2020
23.03.2020
Faro de Vigo

La Cofradía del Silencio pide aplazar a septiembre la Borriquita y otras procesiones de Semana Santa

Con el estado de alarma prolongado hasta el 11 de abril, las tallas saldrían el 14 y 15 de septiembre - La petición, pendiente del Obispado

23.03.2020 | 02:23
Las otras procesiones... a los supermercados | Colas, filas y no por conciertos, sino para poder acceder a los supermercados. Ayer fue el primer día desde el confinamiento que las inmediaciones de las tiendas de alimentación no se llenaron de gente esperando su turno para poder hacer la compra. Y es que una de las directrices del estado de alarma es evitar las aglomeraciones, por lo que los supermercados optaron porque de forma casi individual cada persona acceda a sus instalaciones, evitando así una posibilidad mayor de contagio. // Marta G. Brea

El anuncio del Gobierno de extender el estado de alarma otros 15 días por la epidemia del coronavirus motiva que el confinamiento se prolongue al menos hasta el 12 de abril, dejando tras de sí celebraciones tan intrínsecas en Vigo y otras ciudades como la Semana Santa. Si ya en la urbe olívica la falta de financiación, costaleros y, en conjunto, devotos, puso en peligro su celebración este año -con la dimisión de una de las cofradías con más historia y antigüedad por desgaste- ahora es esta situación excepcional la que impediría la salida de las tallas por las calles, entre ellas la elogiada Borriquita el domingo de Ramos.

Ante esta realidad, la nueva directiva de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús del Silencio, Virgen de la Amargura y Cristo de La Fe han pedido trasladar las celebraciones y procesiones a septiembre, toda vez que este confinamiento y crisis sanitaria haya terminado. Así, en un comunicado, el colectivo en relación al Decreto Prot. N. 153/20, por el cual "las expresiones de piedad popular y las procesiones que enriquecen los días de la Semana Santa y del Triduo Pascual, a juicio del Obispo diocesano podrán ser trasladadas a otros días convenientes, por ejemplo, el 14 y 15 de septiembre", ha aprobado trasladar a dicho mes sus procesiones.

EN DIRECTO


Coronavirus en Galicia: última hora

Sigue las noticias sobre la incidencia de la pandemia del Covid-19 en la comunidad




La propuesta todavía tiene que ser aprobada por el Obispo de la Diócesis de Tui-Vigo, Luis Quinteiro Fiuza. El presidente de la cofradía viguesa, Guillermo Carballido, así como el resto de miembros del cabildo, tomaron la decisión "como elemento de unión" entre los vigueses. "En estos tiempos difíciles, en los cuales toda la ciudadanía debe estar unida, independientemente de sus creencias, consideramos una muestra más de Fe la celebración de nuestras procesiones como elemento de unión y compromiso con esta ciudad de Vigo", explica.

Todavía se desconoce cómo se reformularía esta celebración, si bien no coincide con otros eventos programados ni tampoco cuántas procesiones saldrían a la calle.

Y es que la Cofradía pasó por momentos delicados llegando a demandar financiación a las administraciones para continuar con esta tradición ya que las talas y la preparación del dichas celebraciones necesitan de un trabajo por muchos desconocidos.

La nueva directiva llegó a plantear la no salida por un año de las procesiones en busca de más compromiso, tanto de los propios vigueses como de las diferentes administraciones a las que tocó puertas en busca de ayudas. La falta de recursos económicos y de una base humana lastra a una entidad que agoniza en su 75 aniversario como resultado de no haberse adaptado a los nuevos tiempos. A día de hoy, la Borriquita es junto al Cristo de la Victoria la procesión que capta más fervor en la ciudad, mientras las restantes no logran captar esta devoción a pesar de los años.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca