Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Povisa muda el color de su piel y gana espacio

Eliminará las escaleras de entrada, renovará y ampliará espacios al crecer también hacia la calle Salamanca

Recreación de la futura nueva entrada de Povisa, prevista para el próximo año. // FdV

Recreación de la futura nueva entrada de Povisa, prevista para el próximo año. // FdV

El desembarco de Ribera Salud en el mayor hospital privado de Galicia no solo traerá actualizaciones en el modelo asistencial del centro médico o en su cartera de servicios, sino también a nivel estructural. Povisa contará el próximo año con una nueva entrada principal a través de calle Salamanca -que es su acceso original- a raíz de la reforma integral que realizará en la fachada el grupo valenciano. El cambio será notable tanto a lo ancho como a lo alto. Y es que la parte frontal ganará una altura donde se habilitarán hasta quince nuevas salas de consulta. Además de en altura la fachada lo hará también hacia la propia calle ocupando un espacio hasta ahora inhábil y no empleado.

Así, la actual fachada de piedra se tiraría para construir una nueva entrada dando continuidad al edificio ya que estaría recubierto por el mismo tapiz negro que en los dos laterales (calle Zaragoza y Barcelona). Esto traerá también consigo un cambio importante en su interior, con un hall mucho más moderno y amplio, ascensores nuevos así como la desaparición de la tradicional escalera por la que se accedía a su interior.

Esta nueva disposición facilitará la accesibilidad de los usuarios y que de forma más directa y ágil, en el caso de los pacientes ambulatorios, puedan acudir a sus consultas sin tener que adentrarse o cruzar el hospital. Por el momento, según revelaron las fuentes consultadas, todavía se está estudiando a qué servicios se destinarán estas 15 nuevas consultas, si bien precisaron que se trataba de una necesidad urgente de espacio para una de estas unidades, pero todavía está en proceso de definición. La previsión es que las obran arranquen ya este mismo año para su conclusión en 2021.

La nueva disposición de este espacio está pensada para que en un futuro, el recinto pueda seguir creciendo y ganar una nueva altura en caso, por ejemplo, de ser necesaria una ampliación del área quirúrgica, situada a ambos extremos de la planta nueva.

La reforma de esta entrada principal coincide con otro proyecto también en marcha en Povisa: las urgencias. Ya en 2016, el hospital acometió una ampliación del servicio habilitando un laboratorio anexo. La actual afectará a la parte antigua, un total de 600 m2 que se remodelarán desde cero. Según fuentes próximas al hospital, la instalación será derribada íntegramente y levantada de una forma más funcional y moderna. Tendrá cabida para un total de 12 boxes así como un habitáculo para el personal, mucho más grande para que puedan trabajar con mayor comodidad. La idea parte de que en primavera o verano se puedan iniciar las obras y que estas estén terminadas para finales de año, siempre con el mínimo impacto a la actividad asistencial.

Esta instalación contará también con un servicio de vigilancia 24 horas al tratarse de una zona con constante movimiento de gente. Para la configuración del espacio, desde Povisa se ha trabajado de forma conjunta entre la parte asistencial, jefes de servicio, supervisores de urgencias direcciones médicas y de enfermería, y Ribera Salud.

Área de hospitalización

Estas nuevas líneas previstas para el hospital, a mayores de otras asistenciales, están avaladas por la inyección que el grupo, dueño del centro desde el pasado mes de noviembre tras adquirirlo por 24 millones de euros, anunció en enero. A las reformas del hall y urgencias, se le sumará en no mucho tiempo la del área de hospitalización. Así lo anunciaba entonces el CEO del grupo, Alberto de Rosa, durante su visita al hospital. Esta zona sufrirá la reforma integral de todas sus habitaciones -la previsión pasaba porque las dos primeras plantas se iniciasen este año para continuar con las restantes en próximos cursos- que pasarán a ser individuales y con una cama para el acompañante.

Entre los objetivos que procuran, además de incrementar los estándares de calidad del hospital, es el de estudiar y revisar la actual cartera de servicios y prestaciones que ofrecen a usuarios y pacientes. Así, Ribera Salud quiere invertir en Povisa, hacer que el hospital crezca en tecnología y servicios -contando con todos sus profesionales y también con la misma dirección- y, especialmente logre los beneficios que en los últimos años se declararon nulos.

Por ello, fuentes del grupo confirman que estas reuniones entre dirección y jefes de servicio se están sucediendo a la vez que se ejecuta este plan de inversiones, del que ya se ha destinado un millón de euros. La primera medida que introdujeron tras su desembarco en Vigo fue convertir en indefinidos a 71 profesionales temporales. La compra del hospital dejó con muchas dudas tanto a sindicatos como al propio personal, que demandaron en enésimas ocasiones la compra del mismo por el Sergas, si bien ahora semeja que la apuesta del Ribera por Povisa no es temporal sino para mejorar su calidad y estructura asistencial de cara al futuro del mayor hospital gallego privado.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats