10 de marzo de 2020
10.03.2020
Faro de Vigo

Gonzalo Caballero: "La Xunta debe conectar con las urbes y no estar en conflicto con Vigo"

Denuncia que Feijóo trató a la ciudad como "una oveja negra" y promete corregir su "desamparo"

10.03.2020 | 01:04
Gonzalo Caballero, ante la mesa de Patricia García (Círculo Empresarios), María Borrás (Artai), David Regades (Zona Franca), Maite Torres (Agua de Mayo), Agustín Riobóo (GOC), Diego Esquer (Gesvalt), Marina Ortega (PSdeG), Maica Larriba (PSdeG) y Elena Espinosa (PSd eG). // Fotos: Marta G. Brea

Tres son los pilares que expuso ayer Gonzalo Caballero, sobre los que descansará su hoja de ruta programática ante las elecciones autonómicas del 5 de abril. Uno: una política económica con un volcado de iniciativas de I+D+i, un nuevo giro a las política activas de empleo y un "pacto a favor de la industria". Dos: un batería de medidas sociales y una "alianza por el bienestar" que busque, por ejemplo, revertir un déficit de camas cifrado en un millar, que blinde el acceso gratuito a guarderías infantiles de 0 3 años o que imprima una nueva marcha a la FP Dual. Y tres: Una "política de vertebración territorial" que preste atención, además de al medio rural, a conectar "el Gobierno de la Xunta con el escenario urbano", el más "pujante" y "ágil". Ese tercer eje lleva implícito un dardo del candidato del PSdeG y secretario xeral de la formación contra el ejecutivo de Feijóo. Según Caballero, urge "que la Xunta conecte" con las capitales, ya que "no puede estar en conflicto" ni con ellas, ni "con Vigo", donde ayer fue protagonista en un almuerzo-coloquio celebrado en el Círculo de Empresarios, con la presencia del alcalde de la ciudad, su tío Abel Caballero, como telonero de la conferencia.

Los prolegómenos del acto arrancaron con el líder de los socialistas gallegos cargando contra el balance de Feijóo en Vigo, "una oveja negra olvidada" por el PPdeG, y una ciudad -la suya- que nunca le "ha gustado" a su jefe de filas popular, por la falta de apoyo electoral. "La ciudad ha sido torpedeada de forma continua por el presidente de la Xunta. No ha estado en la agenda de prioridades. Cada vez que Vigo vota, los ciudadanos le dicen no a Feijóo", destacó, ya en su intervención. En ella, al margen de hacer múltiples guiños al proyecto de mayoría "absolutísima" y erigirlo en referente, recalcó que la capital olívica necesita un "cambio" que resuelva su "sentimiento de desamparo" con San Caetano y acomode proyectos como un nuevo instituto en Navia o más infraestructuras sanitarias en Bouzas, donde la Xunta está construyendo un ambulatorio.

Seguro del triunfo

El cabeza de cartel del PSdeG expresó su convencimiento eludió dar mayor pábulo a los sondeos que pronostican un cuarto gobierno en solitario de Feijóo y vaticinó que no solo se quedará "en la orilla" en ese objetivo, sino que perderá la mayoría absoluta "por cuatro diputados, y no por uno". Y si hay que echar mano de un "termómetro" electoral, Caballero recomendó analizar los resultados de las elecciones generales del 28 de abril y el 10 de noviembre. En las primeras dio un sorpasso histórico al PPdeG, con un "55%" de voto adscrito a la izquierda; y en la segunda, aunque no repitió primera plaza, se revalidó ese caudal de apoyo a las fuerzas "progresistas" que da alas al PSdeG(junto con otros guarismos, como que "el 73%" de los jóvenes de entre 18 y 29 años quiere relevo) para pensar en un vuelco en la Xunta, como ya se logró en cinco de las siete urbes. "Teñimos el mapa municipal de rojo socialista" , rememoró, aunque también destacó el estatal, controlado por Sánchez, o el provincial, por Carmela Silva.

Caballero acusó a Feijóo de dejar en 11 años una "Galicia más pequeña", con menos actividad y dinamismo. Le imputó un balance de empleo con 70.000 ocupados menos, una comunidad carcomida por la sangría demográfica en la que "por cada gallego que nace, mueren dos" o le achacó dejar la sanidad pública "con 1.000 camas menos".

En el apartado empresarial, señaló la entrada de Pemex -a través de una filial- en el accionariado de Hijos de J. Barreras como el "mejor ejemplo del fracaso" de la Xunta en política industrial, lamentó la "irresponsabilidad" del ejecutivo económico en crisis como la de Alcoa mientras que el Gobierno de Sánchez trataba de buscar soluciones, y apostó, por ejemplo, en cambiar el funcionamiento del Igape. Interpelado sobre una subida de impuestos si alcanza el cargo, Caballero abogó por garantizar una recaudación "potente", pero enviando al mismo tiempo un mensaje de "tranquilidad" al empresariado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

FaroEduca