Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Náutico firmará el 25 de marzo su salida del concurso de acreedores tras más de tres años

-El Puerto amplía a cinco años el plazo para que el club le pague su deuda - La Coral Casablanca le abonará un alquiler por usar uno de sus salones

Aparcamiento de la sede social del Náutico. // José Lores

Aparcamiento de la sede social del Náutico. // José Lores

El Real Club Náutico de Vigo empieza a ver la luz al final del túnel. Aunque su directiva es consciente de que todavía queda camino por recorrer para dejar atrás sus dificultades económicas, el próximo 25 de marzo darán su primer paso. Y es que será ese día cuando el club firme su salida definitiva del concurso de acreedores, un proceso al que se acogió hace más de tres años, en noviembre de 2016. Lo hará tras largas negociaciones con algunos de sus principales fiadores, como el Concello, la Autoridad Portuaria y, especialmente, Abanca. El Náutico está ultimando las negociaciones con esta entidad bancaria, a la que le adeuda alrededor de 1,6 millones tras el 70% de quita acordada por la sociedad y que podría saldar hasta 2034. "La predisposición de Abanca es muy buena, quiere llegar a un acuerdo", explica el presidente del Náutico, José Antonio Portela.

El Consejo del Puerto, por su parte, aprobó ayer ampliar hasta los cinco años el plazo que el club vigués tiene para abonar lo que le debe: unos 74.000 euros que tendrán que ser devueltos con un interés del 3,75%. Recientemente, además, la junta directiva de la entidad se reunió con el alcalde, Abel Caballero, que le transmitió su apoyo y su compromiso con el histórico club vigués. "La predisposición del alcalde es total. Reconoce que el Náutico es una auténtica institución en Vigo. Cumplimos todos los requisitos para volver a entrar en el círculo de patrocionios y subvenciones de las administraciones ", explica José Antonio Portela.

La quita aplicada logró reducir la deuda total del Náutico de los 5,1 millones a 3,1 que se le debe a los distintos acreedores. No solo el Puerto, Abanca y el Concello, sino también la Seguridad Social y Hacienda, entre otros. El club se encuentra inmerso en una serie de medidas urgentes para paliar sus dificultades económicas y desahogar sus finanzas. En primer lugar, los socios aprobaron recientemente en asamblea una subida general del precio de las cuotas. La tarifa individual sube ocho euros y queda en 51. La cuota familiar, por su parte, se sitúa en 48 euros, siete más. Quienes tengan la tarifa de jubilado pasarán a abonar treinta euros y los de la cuota deportiva, 28. Con el alza de los precios el Náutico espera inyectar a sus arcas unos 150.000 euros anuales. A esa cifra hay que añadir los 67.000 euros en convenios y patrocinios con diferentes entidades y también otros ingresos por el encarecimiento de las tarifas del puerto deportivo o los servicios de hostelería.

Además, la Fundación Coral Casablanca comenzará a abonar al Náutico 25.000 euros anuales por el uso de sus instalaciones. Hace cuatro años que la agrupación utiliza uno de los salones del club para ensayar varios días por la semana. "Éramos unos okupas, porque no pagábamos. Pero nosotros queríamos quedarnos y el Náutico quería que nos quedáramos. Así que decidimos llegar a un acuerdo económico", explica el presidente de la fundación, Nacho Amoedo. El acuerdo, además, plantea que ese salón pase a ser de exclusivo uso de la Coral Casablanca, que además le pondrá su nombre.

Otra de las medidas planteadas para sanear las cuentas es el cobro por aparcar en la explanada situada bajo el salón de su sede, en As Avenidas. Desde este mes, la entidad ya cobra a partir de los primeros sesenta minutos de estacionamiento, una medida con la que espera también evitar el habitual uso abusivo y descontrolado del aparcamiento.

El objetivo es que las cantidades extra generadas con estas medidas se sumen a los 140.000 euros anuales de beneficios que genera en la actualidad el club y que una vez salga del concurso de acreedores deberá destinar en gran medida a pagar sus deudas. "Vamos a pasar dos años complicados, pero somos una entidad muy sólida y tenemos el futuro garantizado", afirma el presidente del Náutico.

Compartir el artículo

stats