Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balaídos volverá a pedir al nuevo Gobierno de coalición su enganche a la red de alta tensión

Siete años después de solicitarlo por primera vez, la planta de PSA-Vigo, una de las más productivas de Europa y gran motor económico y de empleo del sur de Galicia, sigue sin estar conectada a la red de Muy Alta Tensión que atraviesa Porriño, un enganche que evitaría paradas de producción por huecos de tensión y que abarataría la factura eléctrica del centro en alrededor de 1 millón de euros al año. El proyecto, aun estando reflejado en el plan plurianual de Red Eléctrica de España, sigue en un cajón a la espera que el Gobierno apruebe su "excepcionalidad" (no se dan todavía las condiciones de consumo necesarias para ejecutar esta infraestructura, valorada en unos 70 millones de euros). PSA volverá a reclamar su enlace al nuevo Ejecutivo de coalición para competir en igualdad de condiciones con otras fábricas del grupo como la de Figueruelas, que además de pagar hasta 200 veces menos por el alquiler del suelo que Vigo, tiene la alta tensión en la puerta.

Compartir el artículo

stats