Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cinco mujeres denuncian que la pareja viguesa que exigía "pornochachas" las obligó a una exploración vaginal

La denuncia de la mujer obligada a trabajar en tanga en un piso destapa una trama que suma ya 7 víctimas

La acusada está en la cárcel. Su marido se suicidó. // M. G. Brea

La acusada está en la cárcel. Su marido se suicidó. // M. G. Brea

La denuncia de una mujer latinoamericana que acabó retenida y obligada a hacer las tareas domésticas en tanga en un piso de Vigo solo fue el principio de un caso que, con el paso de los meses, ha adquirido mayores proporciones. Aquel testimonio derivó inicialmente en la entrada y registro en octubre de 2019 en el piso del matrimonio presuntamente responsable de estos hechos: el hombre falleció al lanzarse al vacío desde la ventana de la vivienda y su esposa ingresó en prisión. Pero, desde entonces, la investigación policial y judicial ha permitido descubrir que, como se sospechaba, hubo más víctimas. Ya fueron identificadas siete mujeres que acudieron a aquel domicilio tras ver un anuncio en internet con la oferta de un puesto de empleada de hogar. Lo que no se podían imaginar era lo que les exigiría aquel hombre. Tras hacerse pasar por "médico" o "enfermero" , les hizo pasar una "exploración vaginal", según el testimonio prestado ayer por tres de ellas en el juzgado que lleva la causa.

Tras la toma de declaración a la mujer que destapó el caso al lograr escapar del piso y a otra que trabajaba en la misma vivienda cuando se descubrió todo, las pesquisas han permitido dar en los últimos meses con cinco mujeres más, la mayoría originarias de Nicaragua y Guatemala, que también cayeron en el engaño de la pareja, que buscaba a víctimas especialmente vulnerables. Así que a día de hoy ya son siete, dos de las cuales tienen la condición de testigo protegido. Al parecer, habría sido clave para localizar a las perjudicadas que la pareja les hizo firmar un consentimiento informado de esa "revisión" a la que fueron sometidas al llegar a la casa, tras la que ninguna de ellas se quedó a trabajar en aquel domicilio.

Tres de estas mujeres comparecieron ayer en el Juzgado de Instrucción 7 de Vigo, que lleva la causa. Otras dos lo harán la próxima semana. Según las fuentes consultadas, fueron coincidentes al declarar que vieron en una conocida web el anuncio de que se buscaba a una asistenta interna para labores domésticas y para cuidar a la niña de 5 años de una pareja. Al llegar al piso para la entrevista de trabajo, el hombre en la actualidad fallecido, que en todas las ocasiones se habría presentado como profesional sanitario, les dijo que debía hacerles una "exploración vaginal", poniéndoles como excusa que dado que iban a cuidar a la pequeña, necesitaba asegurarse que estaban en buenas condiciones de salud y no le contagiarían ninguna enfermedad. Añaden que lo hizo en el sofá del salón.

Mujeres vulnerables

La esposa de éste estaba al parecer presente en esos "reconocimientos" que en realidad constituían episodios de abusos, llegando en alguna ocasión la actual investigada a quedarse en ropa interior. Las fuentes consultadas señalan que el matrimonio se aprovechó de la vulnerabilidad y falta de recursos de las víctimas, que estaban en un país distinto al suyo, engañándolas con promesas del tipo de que con ese trabajo de asistenta podrían conseguir los papeles para legalizar su situación en España, o con otras como que las ayudarían a adquirir una vivienda o a traer a familiares desde sus lugares de origen. Tras la terrible situación que vivieron en la vivienda, ninguna se quedó a trabajar allí.

La investigación judicial continúa. La investigada, natural de Panamá y de 46 años, lleva casi cuatro meses en prisión provisional.

Compartir el artículo

stats