Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vigo empodera la muralla de O Castro

Las obras de rehabilitación de la fortificación olívica contemplan la reparación de las zonas deterioradas

Abel Caballero y Carmela Silva en la colocación de la primera piedra frente a la fortaleza. // Marta G.Brea

Abel Caballero y Carmela Silva en la colocación de la primera piedra frente a la fortaleza. // Marta G.Brea

Vigo fue una ciudad que se desarrolló entre los muros de una fortificación. A medida que el núcleo poblacional fue expandiéndose, el baluarte quedó relegado a ser un recinto ajardinado por el que vecinos y turistas pasean cada día. Tras 350 años de historia, el Concello y el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana quieren poner en valor el protagonismo de la fortificación con una obra en la que se recuperarán los tramos deteriorados de una de las piezas más relevantes del patrimonio histórico vigués.

Los trabajos de rehabilitación de O Castro se iniciaron ayer con la colocación de la primera piedra, acto al que acudió el alcalde Abel Caballero, la concejala de Patrimonio Histórico y presidenta de la Diputación, Carmela Silva, y la edil de Medio Ambiente, Nuria Rodríguez, junto a otros cargos municipales y los técnicos que dirigen la obra, Antonio Iglesias e Ignacio Teijeiro. "Queremos que la muralla sea visible, los detalles son parte del patrimonio y deseamos que se puedan divisar al máximo", explicó el regidor.

Comienzan las obras de rehabilitación de la muralla de O Castro

Vídeo: Carla Pesqueira

La actuación consiste en "reparar la muralla en los tramos deteriorados", "recuperar la entrada principal original" que se encuentra en la zona norte, en el baluarte del Diamante, e "iluminar el conjunto". A lo largo del recinto fortificado se instalarán varios puntos de luz para que el monumento quede iluminado por las noches y se aviste mejor desde zonas lejanas.

Haz click para ampliar el gráfico

Además, el proyecto incluye la creación de unas gradas de hormigón armado en la ladera para que la ciudad cuente con un "singular punto de encuentro" y se recuperarán caminos que se muestran "desaparecidos", permitiendo una mayor accesibilidad hasta el Castillo desde la parte frontal del monte. "Hoy, apenas vislumbras el recorrido de la cara norte, que es el que se intenta potenciar ampliándolo con actuaciones de humanización, ajardinamiento y dándole una continuidad accesible para la entrada principal del baluarte", comentó el técnico municipal, Antonio Iglesias.

El objetivo principal de las labores de acondicionamiento es el de empoderar la zona fortificada, otorgándole una mayor visibilidad desde diferentes puntos relevantes de la urbe. "Se hizo un estudio paisajístico desde los sitios más concurridos de la ciudad identificando las masas arbóreas que ocultan la fortaleza y se ha actuado en aquellas que son más, las que tienen más importancia", explicó Iglesias. El alcalde, Abel Caballero, puntualizó: "La masa que se reestructura no tiene ningún papel singular".

El reto para la empresa adjudicataria, UTE Emergis-Prace, es el de mantener las áreas verdes que en la actualidad usan los vecinos de Vigo, manteniendo el valor original de la fortaleza. "Se trata de buscar un equilibrio para recuperar la imagen de la muralla, pero manteniendo el carácter de parque que la gente utiliza y que no puede obviarse", aseguró Antonio Iglesias.

El plazo para la finalización de las obras es de siete meses y se cuenta con un presupuesto total de 835.000 euros, 626.000 euros los financia el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y los 209.000 euros restantes, los abona el Concello de Vigo. "Es una obra magnífica", concluyó el alcalde.

Compartir el artículo

stats