Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Atasco en la zona de descarga de Bouzas

Los transportistas esperaron horas fuera de la terminal con 800 vehículos

Camiones cargados con coches Renault, ayer por la mañana // Ricardo Grobas

Camiones cargados con coches Renault, ayer por la mañana // Ricardo Grobas

De puertas afuera, literalmente. Transportistas cargados de vehículos producidos por Renault en sus plantas de Castilla esperaron ayer horas después de pasarse más de cinco al volante para acceder a la terminal de Bouzas. No es que la explanada portuaria estuviera hasta la bandera, situación que viene siendo habitual en los últimos meses hasta el punto de obligar a PSA Vigo a reducir el envío hacia el recinto portuario de tráileres con sus coches por falta de espacio a pie de muelle. En esta ocasión, el causante de la caravana estacionada a lo largo del muelle de Reparaciones, inédita por el número de conductores afectados, apunta a los responsables logísticos de las factorías españolas de la marca del rombo. Las prisas por exportar los volúmenes que han acumulado por esas huelgas en Francia que mantuvieron bloqueados durante varias semanas los puertos franceses optaron por fletar hacia Vigo un cargamento imposible de gestionar de golpe en la campa boucense.

"Ya llevábamos días esperando en Palencia por estos envíos", se quejaba ayer uno de los choferes que por la mañana consumía el tiempo de espera, de brazos cruzados, junto al resto de compañeros. Estos formaban parte de la primera caravana, compuesta por 49 camiones procedentes de la fábrica de Palencia, y a la que sumaría pocas horas después otros 50 con origen en la de Valladolid.

Cuando estos conductores recibieron órdenes de cargar los coches, desde las citadas plantas nadie les anticipó de que se expondrían a limitaciones de acceso a la terminal de Vigo. Los responsables logísticos de Renault habrían dado por supuesto que toda vez que la autopista del mar con Francia recobraba la normalidad, volviendo a operar las tres frecuencias semanales entre Bouzas y Nantes-Saint Nazaire -a causa del bloqueo de los huelguistas galos se redujeron a una-, este centenar de camiones podría entrar a la terminal para descargar y de forma progresiva sus 800 coches embarcarían en los buques de Suardiaz.

Que estos camiones llegaran ayer justo cuando no había ningún buque de la línea atracado en Bouzas nada tiene que ver con el origen de su larga espera. Dentro de la terminal viguesa hay dos zonas reservadas para la descarga de unos camiones que suelen cargar hasta cinco vehículos. Con el ritmo actual de producción de la planta de PSA en Balaídos, la ocupación de estas áreas es constante, por lo que la entrada de tráileres suele organizarse de forma escalonada basándose en una previsión de unidades anticipada en el tiempo. De esta forma se evita el colapso que atrapó a este centenar de transportistas castellanos.

Para solventar la situación generada ayer se habilitaron otras dos zonas de carga, lo que no fue fácil por la congestión del estacionamiento, y también se necesitó una movilización especial de personal por la tarde. De no ser por esta operativa de urgencia, los transportistas amanecerían hoy en Bouzas.

Compartir el artículo

stats