Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Policía Local ya requisa patinetes por casos de alcoholismo o posesión de drogas

Los agentes retiraron ya de la calle 125 dispositivos

De juguete para niños a protagonizar casi una revolución en la movilidad urbana. De ser un elemento que solo se podía ver en los parques a ser ya frecuentes en las calles de toda la ciudad. En cuestión de solo unos años los patinetes eléctricos han pisado el acelerador hasta reinventarse y extenderse por todo el país. Uno de los espacios donde mejor se percibe el cambio es en la comisaría municipal. El último balance elaborado por la Policía Local -cerrado el 29 de enero- muestra que los agentes han retirado ya de las calles de la ciudad 125 patinetes: 15 se trasladaron al depósito de Avenida de Madrid y los 110 restantes a dependencias municipales, a la Subjefatura de Balaídos o la Jefatura. En su inmensa mayoría se retiraron a lo largo del año pasado. Entre los trasladados a Avenida de Madrid destacan aquellos que estaban indocumentados, por lo que se desconocía su dueño. No es sin embargo la única causa consignada por la Policía Local. Solo durante el mes de enero se llevaron a Avenida de Madrid cuatro: en dos ocasiones debido a casos de alcoholemia, en otro por posesión de estupefacientes y en el cuarto, de hace solo unos días, por deficiencias técnicas detectadas en el mecanismo.

El balance elaborado por la Policía Local recoge también que durante el año pasado se registraron 14 accidentes en los que estuvo implicado un patinete. Los incidentes más frecuentes fueron colisiones laterales con otros vehículos, contra peatones en pasos de cebra o atropellos. En ocho casos el conductor del patinete sufrió heridas leves y en cinco fueron los peatones los danmificados, aunque también con heridas de escasa relevancia.

Otra de las tendencias que se percibe en Praza do Rei es que los patinetes empiezan también a protagonizar denuncias. A lo largo del año pasado se formularon una decena de demandas. Desde la Comisaría recuerdan que las sanciones oscilan entre los 45 y los 1.000 euros. Las que están sujetas a multas de menor cuantía son la conducción por la acera a una velocidad excesiva, atravesar la calzada sin hacerlo de forma perpendicular y desobedecer las señales. Las infracciones con mayor penalización son el adelantamiento en lugares prohibidos, la conducción negligente y el uso de los dispositivos tras haber consumido una cantidad elevada de alcohol. La multa, en este último caso, se eleva a mil euros.

Compartir el artículo

stats