Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aena desvela las entrañas de la torre de control remota del aeropuerto de Vigo

Cuatro empresas optan a la construcción de la futura sala desde la que se controlarán los vuelos de otros dos aeropuertos españoles

Una controladora aérea en la torre de control remota de London City. // NATS

Una controladora aérea en la torre de control remota de London City. // NATS

La primera torre de control remota de España, la del aeropuerto de Vigo, ya tiene diseño. Sus entrañas las acaba de desvelar Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) a través de una nueva licitación para dotar a esta infraestructura pionera de un radiogoniómetro. Según la distribución realizada por el gestor aeroportuario, una de las principales particularidades de esta macroinstalación es que contará con al menos tres salas independientes con pantallas de altísima definición y no solo con una. Esta distribución responderá probablemente a que, como adelantó este periódico, desde la terminal olívica los controladores podrán gestionar no solo el tráfico aéreo del aeropuerto vigués, sino el de otras dos infraestructuras españolas. Según fuentes cercanas a la terminal olívica, la coruñesa de Alvedro podría ser una de ellas.

Las tres salas se proyectan una junto a otra y son similares a la de otros aeropuertos con torres de control remotas ya en marcha, como la de London City: varias pantallas de altísima definición hiladas una junto a otra para ofrecer a los controladores una visión de entre 180º y 360º con todo lo que pasa en la pista del aeropuerto. En cada una de las tres salas previstas se ubicarán tres puestos desde los que los controladores supervisarán el aterrizaje y el despegue de las aeronaves.

Además de las tres salas de control remoto, el proyecto de Vigo, que se ejecutará en el antiguo parking abandonado el aeropuerto, contará con salas polivalentes, varios despachos para los responsables de la torre, una sala de descanso y al menos dos salas de grandes dimensiones en las que se levantarán todos los equipos necesarios para permitir el funcionamiento de esta torre de control futurista.

El proyecto durará en total algo más de un año y medio, 19 meses. De ellos, los primeros siete se dedicarán a los trabajos de construcción, que se desarrollarán en cuatro fases. La primera se centrará en la adecuación y preparación del edificio, que se impermeabilizará, asfaltará, dotará de canalizaciones, modificarán los tabiques... Ya en una segunda fase se procerá al aislamiento del forjado de la planta uno, incluida también la rampa sur de subida. La tercera será la etapa más larga, ya que comprende las labores de demolición y adaptación de la planta cero, la climatización, el cerramiento exterior, los aseos, electrificación, alumbrado, cuadros generales, pintura, acabados... La última fase comprende las labores de urbanización de la zona. Los restantes 12 meses del proyecto se dedicarán a la transición del servicio, que se acometerá una vez hayan concluido las obras. Como parte de esa etapa de los trabajos se contempla el mantenimiento de las nuevas instalaciones.

Como adelantó este periódico, la torre de control remota de Vigo será, junto con la de Menorca, en la primera de España. Se prevé que pueda entrar en funcionamiento en 2021. De hecho, AENA ha licitado ya multitud de trabajos para su puesta en marcha. Entre ellos el acondicionamiento del parking abandonado para convertirlo en el centro de operaciones de control. La adecuación de esa infraestructura se licitó por 2,6 millones de euros. Cuatro empresas optan a su ejecución: Comsa Inst. y Sis. Indus SA, Dragados SA, Elecnor SA, y Emurtel SA / Oreco SAU. Otras dos empresas optan también a la puesta en marcha de los sistemas de grabación de la torre remota de Peinador que se licitaron por más de 100.000 euros. También se licitó por más de 7 millones de euros la gestión tanto de la nueva torre de Vigo como la de Menorca.

Desde Vigo se controlarán otros dos aeropuertos españoles

La torre remota que se instalará en Peinador no solo permitirá operar en la terminal olívica. Al menos otros dos aeródromos de la red de Aena podrían controlarse también desde la sala que se instale en la terminal olívica. Aunque según el pliego de prescripciones técnicas de la licitación, en un principio solo se supervisarán los aviones que despeguen y aterricen en la pista de Peinador, en fases posteriores se habilitará un Centro de Control de Torres Remotas desde donde se proveerán los servicios ATS (servicios de tránsito aéreo) de otras dos terminales. Aena aún no ha desvelado cuáles serán, pero entre los candidatos podrían figurar Alvedro, en A Coruña; y Cuatro Vientos, en Madrid.

Compartir el artículo

stats