Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Blas, una fiesta antídoto contra los males de la garganta

Miles de fieles se congregaron en la parroquia de Bembrive para disfrutar de sus furanchos, el cocido y la romería en honor al santo

Así celebró Vigo su tradicional romería de San Blas

El sol salió para celebrar San Blas con todos los vigueses que se acercaron hasta Bembrive para pedir protección al santo y disfrutar del vino y la comida de sus tradicionales furanchos. En peregrinación, los fieles ascendían con fervor por la carretera de la entidad menor hasta la iglesia parroquial, puesto que el tráfico estuvo cerrado durante buen aparte de la mañana. Allí, la música de las gaitas y de las panderetas se mezclaba con los puestos de artesanía y las delicias gastronómicas locales.La festividad cuenta con más de 350 años de historia y es una de las más importantes del área olívica. Este año, la romería de Bembrive estrenó el título de Fiesta de Interés Turístico de Galicia, distintivo que le otorgó la Xunta en marzo de 2019, perteneciendo así al palmarés de las 145 celebraciones gallegas agraciadas con ese calificativo.

San Blas o San Brais, en gallego, es el abogado de la garganta, cuya imagen se representa con una mano agarrándose el pescuezo. Los feligreses llevan limosnas al santo y le pasan sus pañuelos por el cuello para que los libre de todos los males relacionados con la zona del cuello. Además, se bendicen estampas con la imagen del beato y panes, que hay que comerlos para evitar atragantamientos, según manda la tradición. "Hay que cumplir siempre con el ritual, la misa hay que cumplirla porque de nada vale que vengas a la procesión si no vas al culto. La ofrenda es la eucaristía y el tener las bendiciones del pan", comentó María Rosa, vecina del centro de Vigo, que acude a Bembrive desde que era una adolescente.

San Blas 2020 en Vigo: Abel Caballero y Carmela Silva afinan la garganta

Antes de la misa solemne, uno de los ritos más importantes del 3 de febrero, el entorno del templo parroquial se colmó de devotos que querían coger sitio en el interior. Asimismo, muchos otros aprovechaban para comer en los puestos o para bailar al ritmo de las foliadas de la plaza de O Mosteiro. Abel Caballero, Carmela Silva y David Regades se unieron a los músicos atreviéndose a tocar el bombo, la pandereta o cantar a coro con los músicos y las peñas que allí se encontraban.

Las autoridades viguesas, municipales y de la Diputación, no fallaron a la cita de Bembrive. El regidor declaró ayer por la tarde a los medios, tras disfrutar de la jornada: "Es el mejor San Blas que hubo nunca. Una fiesta extraordinaria, con buen ambiente y en la más pura tradición".

29

San Blas, el antídoto contra los males de garganta

De múltiples partes de Galicia acudieron devotos del protector de la garganta. "Venimos en autobús desde Rianxo para visitar a San Blas para que nos proteja de los males de la garganta, escuchamos misa y paseamos por la zona", explicaron Inés y Manuela. Desde Boiro acudieron Dolores y Rosa, quienes además de ir cada año a la parroquia viguesa por devoción al santo, aprovechan para "viajar hasta Portugal, comer el bacalao y echar unos bailes".

A las 12.30 horas, las campanas de Santiago de Bembrive avisaron del inicio de la solemne eucaristía. Retransmitida por altavoz, el acto religioso transcurrió con el templo a rebosar y con la participación de la Coral Polifónica San Roque de Vigo, encargada de cantar durante el rito litúrgico.

Tras la misa solemne, San Blas salió a las calles en procesión siendo portadopor el presidente del Parlamento autonómico, Miguel Santalices; por el exalcalde Manuel Pérez; y el concejal Ángel Rivas.

Una vez finalizado el acto religioso, los miles de romeros se dirigieron a los veinte furanchos, instalados por toda la entidad menor, para comer el tradicional cocido y festejar el San Blas rodeados de sus amigos, familiares y peñas, distinguidas por los colores de los pañuelos que portaban al cuello cada uno de sus integrantes y los que se podía leer "Por San Blas, o tres de febreiro non faltarás".

La ruta de los furanchos

La cultura del vino se extiende en la festividad de Bembrive con su tradicional ruta de los furanchos. Desde el diez de enero, estos locales "enxebres" reciben a clientes, aunque es en el último fin de semana de enero cuando se llenan de furancheiros con ganas de celebrar el San Blas.

La peregrinación no religiosa también tiene a sus fieles devotos que, una vez al año, se desplazan hasta Bembrive para beber vino casero en tradicionales "cuncas" de barro. En la plaza de O Mosteiro, algunos de los puestos vendían los pequeños recipientes serigrafiados con el lema "Por San Brais, bebo eu e beben máis".

En el día grande, los visitantes aprovecharon para comer el cocido, o algunas de las tapas de tortilla o carne que se ofrecían con cada consumición en cada uno de los veinte locales de la parroquia, tales como a Blasa, A Rianxeira, Baraiocas, O Marqués, O Bombeiro, A Botica de Toñito, O da Chicha, De María, O Pataquiño, Endulza tu vida, Cabana das Meigas, O Chivo, O Alboio de Correa, O do Medio, O Castelo, Falperros, Toma Ya!, O Neno, Celtas y O Submarino. Establecimientos en los que la fiesta se prolongó hasta ya entrada la noche.

Inés y Manuela - Rianxo

"Venimos siempre que podemos para escuchar misa y pasar el día por la zona"

Dolores y Rosa - Boiro

"Tenemos mucha devoción por este santo porque cura los males de la garganta"

María Rosa - Vigo

"Hay que cumplir con el rito; de nada vale que vayas a la procesión si no vas al culto"

Compartir el artículo

stats