DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La sala civil de la Audiencia dispara un 25% su litigiosidad justo cuando pierde el refuerzo

Tras el acusado descenso por la huelga, la Sección Sexta superó en 2019 los 900 casos -"Y lo lógico es que vaya a más; este año ya tuvimos algún día de registrar 20 asuntos", afirman

Una de las reivindicaciones que más se escuchó en la última década de boca de la judicatura fue la de la necesidad de dotar definitivamente de un quinto magistrado a la sala civil viguesa de la Audiencia Provincial de Pontevedra. A modo de remedio, la Sección Sexta contó todo ese tiempo con un juez de apoyo provisional que hacía esa función. Pero el 1 de enero la sala perdió esta medida de refuerzo. Y, con ello, la posibilidad de que esta plaza se torne en definitiva ha sufrido un duro revés. Cierto es que el colapso que golpeó a este órgano parece superado, pero diversas fuentes vaticinan que el atasco podría reaparecer si, como parece, la entrada de casos sigue aumentando debido a la enorme litigiosidad civil que causan el fenómeno de los fondos buitre y, en definitiva, los pleitos de deudas. Por lo de pronto, ese incremento ya se ha notado. Tras el acusado descenso de asuntos de 2018 debido a la larga huelga judicial, en el 2019 que acabamos de dejar atrás el número de causas creció un 25%, superándose los 900 procedimientos.

Esta sala civil resuelve los recursos de apelación contra las resoluciones que dictan los jueces de Primera Instancia y de Familia. La huelga de funcionarios judiciales de 2018 paralizó durante meses esta jurisdicción, que tardó mucho en recuperarse. A modo de ejemplo, la Sección Sexta cerró ese año con el número más bajo de casos de su historia: solo registró 726, incluso menos que en la época del tasazo del exministro Gallardón. Una cifra anómala en un órgano que, a lo largo de su trayectoria, raramente bajó del millar de causas anuales.

Pero en 2019 la actividad ha comenzado a recuperarse. "Y eso que, al ser un órgano de segunda instancia, aún notamos los efectos de aquel paro judicial", explican. Concretamente, entraron 905 asuntos, casi 180 más que el año anterior. Con una plantilla que tras eliminarse el refuerzo se ha quedado en cuatro magistrados, con esta cifra ya se empiezan de nuevo a superar los módulos de trabajo que aconseja el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Lo ideal serían 800 casos al año -200 por juez-, por lo que se excede el límite en un 13%.

Haz click para ampliar el gráfico

Varias fuentes estiman que en este 2020 la cifra de entrada de recursos podría seguir creciendo. "Ya hubo algún día en que nos entraron 20 asuntos", dicen. Sobre ese previsible incremento, estiman que sería lo lógico como consecuencia del brutal aumento de litigiosidad registrado en los juzgados de Primera Instancia: fondos buitre y demandas relacionadas con préstamos online y tarjetas de crédito inundan esos tribunales. "Si crece la actividad en esos juzgados, lo lógico es que a nosotros nos entren también más recursos derivados de sus autos o sentencias", argumentan.

Cuatro funcionarios menos

A la espera de como evolucione 2020, a día de hoy, tras superar el atasco gracias a las medidas de refuerzo, la Sección Sexta solo tiene 327 asuntos pendientes de resolver -en 2009 llegó a superar los 1.600-. Eso fue lo que llevó al Servicio de Inspección del CGPJ a informar en contra de prorrogar al juez de refuerzo, que cesó en su labor el pasado 31 de diciembre. Junto a la eliminación del apoyo, esta sala, que nació con 10 funcionarios y llegó a tener 12, solo conserva en la actualidad a 6, debido a la amortización del resto de plazas. "Se nota mucho, están todos a tope", concluyen.

Compartir el artículo

stats