DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La madre viguesa acusada de agredir a una profesora: "No estoy orgullosa, pido perdón"

La fiscal baja su petición al eliminar el delito de atentado porque la docente no es funcionaria

Las dos madres acusadas, en la primera sesión del juicio. // M.G.Brea

Las dos madres acusadas, en la primera sesión del juicio. // M.G.Brea

Las madres acusadas de golpear y amenazar a una profesora tras un conflicto surgido en la recogida de la hija de una de ellas hicieron ayer uso de la última palabra en el juicio celebrado en Vigo. "No estoy orgullosa de lo que hice y pido perdón; me comporté así por la provocación y la falta de información, pero soy inocente", declaró M.G.P., a quien se atribuye la autoría material de la agresión. "Mi comportamiento no fue el más correcto, pero solo quería a mi hija. Era una madre desesperada y actúe como tal", alegó C.F.S.

La vista concluyó ayer en el Juzgado de lo Penal 1 con un importante cambio en la solicitud de la fiscal. Inicialmente pedía casi 3 años de cárcel para la supuesta autora de la agresión, pero la solicitud bajó a 9 meses, y 540 euros de multa, por lesiones al retirar el delito de atentado. Y ello porque la profesora es contratada laboral en un colegio concertado, por lo que no tiene la condición de "funcionaria docente" que exige el articulo 550 del Código Penal. "Solo es atentado si la persona agredida es funcionaria; la jurisprudencia se inclina por este criterio al igual que la Fiscalía General del Estado", explican fuentes del Ministerio Público. Para la otra progenitora, acusada de amenazar a la maestra diciéndole que si no le entregaba a su niña "se iban a enterar" ella y el centro, pide sanción de 810 euros.

La acusación particular sí mantiene el delito de atentado, entre otros, y eleva su petición para la supuesta autora de los golpes a 8 años de cárcel. Las defensas, mientras, plantean la libre absolución. La abogada de M.G.P. alega que en las imágenes de las cámaras de este colegio concertado de Valladares "no se ven los golpes", que a la profesora no se le aprecia en ese vídeo "ningún gesto de dolor" y que ésta "engrandeció" lo ocurrido. El letrado de la otra madre sostiene que no hubo "motivación amenazante" en lo que dijo a la docente y que, pese a que durante el altercado entró "gritando" en el colegio, esa se trata de una conducta "desafortunada", pero no constitutiva de delito.

Ayer declararon los profesores que aquel día salieron en defensa de su compañera cuando fue golpeada. Dijeron que el único fin de la acusada era "ir" a por la docente. "Le dio manotazos y al menos un puñetazo en la cara; le decía te voy a arrancar la cabeza e hizo el gesto de cortar el cuello", recordaron.

Compartir el artículo

stats