Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos kilómetros de joyas bibliográficas y 2.500 fotos históricas

El Archivo General del Puerto de Vigo en Areal conserva una ingente cantidad de información histórica en forma de documentos, fotografías, planos y artilugios de lo más variopinto. Para hacerse una idea del contenido del edificio de existencia desconocida para la mayoría de los vigueses, desde la institución aportan un resumen en cifras: 7.000 cajas, dos kilómetros de estanterías con contratos y expedientes y 2.500 fotografías en todos los formatos.

Esta relación solo avanza un vasto legado sobre la crónica de los muelles desde mediados del siglo XIX cargado de auténticas joyas bibliográficas, desde el proyecto del faro de Cabo Vicos en 1864, pasando por la obra de la sede del Náutico en 1941 o planos presentados por la empresa del "Cable Inglés" ("Eastern Telegraph Company") cuando desembarcó en la ciudad en 1873 y hasta que cesó su actividad casi cien años después.

Refrescado con una temperatura controlada de 18 grados y 65% de humedad, en su interior se pueden encontrar muchas otras sorpresas. En una sala anexa hay un retrato del dictador Franco apoyado sobre neumáticos y rodeado de banderas de España, balanzas viejas y desfasados aparatos de VHF. Y nada más entrar en el edificio luce estacionado el "Vitrasín", el singular vehículo cuyo escudo en la puerta del piloto, el de la Junta de Obras del Puerto de Vigo, revela los años transcurridos desde que servía a los operarios para desplazarse hasta los muelles.

Toda esta documentación y material histórico es lo que el Puerto quiere acercar a los vigueses reubicando el archivo en el edificio de Aduanas. En Praza da Estrela están convencidos de que podría recibir una afluencia similar a la de un museo. Por "joyas" no será.

Compartir el artículo

stats