Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La victoria del globo acusado de colarse en el radio de Peinador

La Agencia Española de Seguridad Aérea exonera al piloto vigués al que un avión situó dentro del espacio aéreo protegido del aeropuerto

El globo tuvo que aterrizar en una finca de Mondariz. // Fdv

El globo tuvo que aterrizar en una finca de Mondariz. // Fdv

El 16 de junio de 2018 el piloto de un avión regular de Air Europa alertaba de que acababa de divisar un globo de color negro en el espacio aéreo controlado de Peinador. El aviso se recibía poco después de la nueve de la mañana en la torre de control del aeropuerto vigués, desde donde, a través del servicio de coordinación, se notificaba la incidencia a la Guardia Civil. Los agentes localizaban poco después un globo aerostático sobrevolando Mondariz. Con cinco tripulantes que disfrutaban de una plácida excursión, la aeronave tuvo que tomar tierra antes de tiempo en una finca, donde fueron identificados. Al mando iba Alfonso Lubián Alén, dedicado profesionalmente desde hace décadas a pasear a gente en estos aparatos. Aquello derivó en una denuncia ante la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA). Y con el inicio de un expediente administrativo que ha acabado por eximir de responsabilidad al veterano y experimentado piloto de globos. No quedó acreditado, "ni parece probable", que aquella mañana se adentrase en el espacio de Peinador.

Recibida la denuncia de la Guardia Civil, la agencia estatal dio inicio al procedimiento al estimar que esa supuesta intromisión en zona restringida "podría vulnerar la normativa aeronáutica" por operar "sin presentar plan de vuelo y sin mantener comunicaciones aeroterrestres vocales constantes por el canal apropiado de la dependencia de Vigo". El piloto del globo -que ya tras el incidente argumentó que el avión regular había situado el avistamiento en Pazos de Borbén cuando él estaba a unos ocho kilómetros de ese lugar ya que había partido de Mondariz- presentó alegaciones negando su responsabilidad.

La instructora de la AESA encargada del expediente pidió un informe de ratificación y ampliación de la denuncia. También diversa documentación, como la relativa a la altura a la que iba el globo y sus coordenadas, junto a datos meteorológicos sobre la dirección e intensidad del viento. Y la conclusión a la que llegó la técnica aeronáutica es que no se puede considerar "suficientemente acreditado" que el globo denunciado invadiese el espacio limitado del aeropuerto vigués.

Multa de hasta 4.000 euros

"Según los datos de velocidad y dirección del viento registrados en el METAR del día 16 de junio de 2018, entre las 08.00 y las 10.00 de la mañana hora local, no parece probable que un globo aerostático que flota dentro de la masa de aire y se mueve según la dirección del viento, haya realizado la trayectoria entre el punto de avistamiento proporcionado por el control y el punto de aterrizaje ratificado por la Guardia Civil", resume en el informe la instructora, concluyendo que "debe procederse a declarar la ausencia de infracción imputada". Y, en consecuencia, propone el archivo del expediente sancionador "por falta de prueba". Le libera, según el piloto, de una multa de 4.000 euros.

Compartir el artículo

stats