Un año de prisión y multa de 1.170 euros. Es la pena impuesta por el Juzgado de lo Penal 1 de Vigo a un arousano en una pieza separada derivada de uno de los mayores transportes de cocaína detectados en los últimos años, los 1.700 kilos del remolcador Titán III. Exculpado en la causa que se instruye por este gran golpe al tráfico de cocaína, la condena deriva de que, durante el registro en su casa, se hallaron tres pastillas de resina de cannabis con un peso de 213 gramos, junto a 800 euros.

El acusado alegó que la sustancia era para autoconsumo y llevaba años en la casa. Pero la jueza estima que el cannabis estaba destinado a la venta dada la cantidad aprehendida y el dinero hallado al lado, el modo en que la droga estaba distribuida en bolsas y el hecho de que estuviese escondida en un mueble del cuarto de baño.