DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"La cartelería no es una crítica y sí una realidad de la situación"

Junta de Personal, sanitarios y sindicatos reprochan la instrucción del Sergas de prohibir colocar quejas o concentraciones

Cartelería únicamente sanitaria en el centro de Rosalía de Castro. // A.V.

Cartelería únicamente sanitaria en el centro de Rosalía de Castro. // A.V.

Ocurrió hace casi cuatro años cuando se produjo el traslado de la asistencia médica hospitalaria al Álvaro Cunqueiro y vuelve a suceder ahora. El Servicio Galego de Saúde (Sergas) ha dictado una instrucción a las diferentes áreas sanitarias de la comunidad en la que veta los carteles con críticas en los centros sanitarios, tales como anuncios "favoreciendo a determinadas formaciones políticas o ideológicas", "críticas a las diferentes políticas sanitarias" o "convocatorias a actos y concentraciones de protesta".

Las imágenes de carteles confeccionados a mano, por ejemplo, y desde los que colectivos denuncian "sobresaturación", que exigen más personal, críticas a los recortes o que animan a quejarse a la dirección del Sergas por las listas de espera, se quedan fuera. ¿Y que opinan sus creadores? Tanto miembros de la Junta de personal del área sanitaria de Vigo, como colectivos sindicales y profesionales coinciden en la "falta de constitucionalidad" de la medida, así como en tildarla como una "forma de censura". "La cartelería no es una crítica, sino una realidad de la situación", confirman desde la organización CIG.

El colectivo médico OMEGA, que reconoce que todavía no ha visto la instrucción si bien sí le han confirmado su inclusión, considera que la situación está "sobrepasada". "De primeras pensamos que se está sobrepasando lo que es cuestiones, estamos casi en época preconstitucional. Casi podríamos decir que estamos ante una situación contra la libertad de expresión", explican desde el sindicato.

Así indican que mientras el contenido de dichos anuncios no traspase los límites, no entienden dicha orden. "Estamos de acuerdo en que no hay que hacer publicidad de situaciones ajenas a la empresa, pero cuestiones diferentes como anunciar a los usuarios que hay déficit de personal y que eso sea casi delito no lo vemos normal...", reiteran desde Omega.

Apuntan también que "siempre nos han tenido muy controlados" a la hora de colocar esta cartelería, en el sentido de que se les habilita un corcho propio para dicha colocación. "Tenemos una serie de tablones para ello, pero en una zona donde casi no pasa gente" y cogen y habilitan una serie de tablones que casi no se ven, y si la colocamos fuera de ahí, la Seguridad nos la retira", anota este colectivo.

Parecidos argumentos aporta desde la CIG. "Lo meten todo en un mismo saco. Dicen que no pueden haber carteles de se vende coche pero tampoco informan de que un profesional no podrá atenderte hoy porque está de baja y nadie lo sustituirá. Esto no es dañino, es la realidad", sentencia el sindicato.

Argumenta además que se no se trata de informaciones "injuriosas" por lo que "seguiremos ejerciendo nuestro derecho a la libertad de expresión". "Ya antes de este comunicado teníamos problemas con la cartelería, nos la mandaban sacar. Nos llamaban a la orden, cuando vinimos al Cunqueiro ya nos lo advirtieron. Se trata de una medida restrictiva. Estos carteles no solo los ponemos los sindicatos, sino usuarios o médicos particulares", matizan.

En el caso de la Junta de Personal del área, su portavoz, María Jesús Diéguez informa que si bien a ellos todavía no se les ha notificado la orden, no advierten motivos para la retirada de esta cartelería. "Es una medida que no podemos permitir. Porque lo que colocamos se hace siempre sin faltar al respeto ni se pretende tampoco crear una alarma social", zanja.

Compartir el artículo

stats