DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Abel Caballero ya es un alcalde de película

El regidor dará vida al dueño de una conservera que pasa el testigo a su hijo

Fotograma de la película grabado en la ría de Vigo. // FdV

Fotograma de la película grabado en la ría de Vigo. // FdV

"No podemos evitar la pasión, pero sí vencerla". Esta es la premisa sobre la que gira toda la historia de Cautivo, una ópera prima de la directora pontevedresa María José García, ambientada en Vigo e inspirada en la novela, del mismo nombre, en la que se relatan las vivencias personales del escritor cordobés afincado en Pontevedra, Pipe Gutiérrez Olmedo. Una cinta que contará con una intervención especial, la del alcalde Abel Caballero, quien debutará con un cameo en la gran pantalla.

Con mucha ilusión, María y Pipe crearon la productora Loucosproducciones para llevar a cabo su sueño de hacer "algo grande". Tras realizar varias pruebas de selección en julio comenzaron el rodaje de la película en el mes de agosto con un elenco de actores no profesionales. "El libro es un episodio de mi vida y yo buscaba en los intérpretes el perfil de las personas que lo habían vivido conmigo", explica el guionista, productor y protagonista del filme, Pipe Gutiérrez Olmedo.

Los hechos que se cuentan en la obra suceden desde los 90 hasta la primera década de los 2000, por lo que la pieza cinematográfica cuenta con actores de veinte años que encarnan la juventud de Pipe y de la que era su novia por aquel entonces. La madurez del protagonista está encarnada por él mismo y por una actriz que comparte "un gran parecido" con la mujer real de la historia.

Dentro de su lista de intérpretes, el filme cuenta con una colaboración exclusiva. En la actualidad, Vigo no se entiende sin su alcalde para un cameo. "El personaje de Caballero va a ser el del dueño de una de las mejores conserveras a nivel internacional. Se trata de que diga que le deja el legado a su hijo, un personaje que en el libro no existe y que creamos para el regidor", explican Gutiérrez y García.

Cámara en mano, María José trató de captar la esencia de cada actor en cada una de las secuencias. En algunas escenas, como las del velero por la ría, la directora tuvo que ayudarse de drones para los grandes planos. "Su forma de grabar es muy diferente a cómo se graba en el cine español", afirma el guionista.

Rande, el nexo de unión

El puente de Rande es uno de los escenarios clave de la historia de amor entre Pablo y Carla, los personajes en la ficción. "Él veraneaba en Sanxenxo, ella trabajaba en Vigo y cuando tenían un rato para verse, ella o él cruzaban Rande para verse", apunta Gutiérrez. Asimismo, toda la ciudad fue un gran plató de cine al rodar en lugares como la ría, la cafetería de O Castro, catamaranes de la naviera Mar de Ons o la calle García Barbón. "La gente se va a dar cuenta de que está rodada aquí", incide la directora.

En el filme también aparecen escenas rodadas en Sanxenxo, Santander, Madrid, Londres y Edimburgo, lugares que tienen importancia en el relato escrito en la novela original.

Compartir el artículo

stats