DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La UVigo convoca las primeras plazas para que médicos del área den clase en Ingeniería Biomédica

Abre el plazo para solicitar siete vacantes de profesor asociado de dos asignaturas que se impartirán en el Cunqueiro este cuatrimestre

Los 50 alumnos de la segunda promoción de Ingeniería Biomédica, durante la bienvenida en el Cunqueiro el pasado septiembre. // Faro

Los 50 alumnos de la segunda promoción de Ingeniería Biomédica, durante la bienvenida en el Cunqueiro el pasado septiembre. // Faro

La Universidad saca a concurso las primeras plazas de profesor asociado para que facultativos del área viguesa puedan impartir clase en el grado de Ingeniería Biomédica. Hay siete vacantes disponibles vinculadas a dos asignaturas de 2º cuya docencia, teórica y práctica, se desarrollará en el Hospital Álvaro Cunqueiro a lo largo de este cuatrimestre.

El concurso se publicó ayer en el Diario Oficial de Galicia (DOG) y las materias son Estructura y Patología Médica y Estructura y Patología Médico-Quirúrgica. Ambas son las primeras que se impartirán en el hospital.

El grado en Ingeniería Biomédica se estrenó durante el curso 2018/19 y la primera promoción, integrada por 50 alumnos, asistirá en breve a sus primeras clases en el Cunqueiro.

"Todo el plan está perfectamente detallado y el concurso se resolverá a tiempo para el inicio de la docencia. Las dos asignaturas se han dividido por bloques temáticos por decisión de los propios médicos. Desde el principio, la implicación del área sanitaria viguesa, el Sergas y la Consellería de Sanidade ha sido extraordinaria, para quitarse el sombrero", reconoce el profesor de Industriales Juan Pou, coordinador del título junto con el gerente de la EOXI, Julio Comesaña.

Tanto el Sergas como el sector tecnológico colaboraron con la Escuela de Ingeniería Industrial en la elaboración del plan de estudios desde el inicio. "Estamos muy ilusionados y seguimos lo establecido en la memoria que se aprobó en Consejo de Ministros", añade Pou.

El grado vigués es el único de carácter público de todo el noroeste español. El primer curso, de formación básica, es el mismo que el de los otros seis títulos de Industriales. Y en el segundo curso abordan sus primeras materias relacionadas con las patologías médico-quirúrgicas y la tecnología hospitalaria.

"Los alumnos tienen mucha implicación y se nota que tienen ganas. Por ahora todo va marchando muy bien", celebra Pou.

El plazo de presentación de solicitudes a las plazas de profesor asociado es de diez días hábiles a partir de la publicación del concurso en el DOG. Los siete perfiles docentes están relacionados con el sistema cardiocirculatorio, respiratorio, endocrino e inmunología, nefrológico, digestivo, locomotor y nervioso.

Desde su estreno, el grado en Ingeniería Biomédica es el de mayor demanda de toda la Universidad junto con el de Ingeniería Aeroespacial y agota sus plazas en el primer plazo. En su primer curso, cerró con la segunda nota de corte más elevada -un 10,4- y en el actual tuvo la primera, un 10,6.

Cuenta con dos orientaciones o especialidades a partir del tercer curso. Biotech, enfocada al ámbito industrial, y Biomec, más centrada en el sanitario. La ingeniería biomédica es una de las profesiones de mayor futuro porque se trata para un sector clave para la competitividad europea. Los titulados pueden dedicarse al diseño, fabricación, certificación, comercialización, instalación, mantenimiento y formación de tecnologías y productos sanitarios.

Compartir el artículo

stats