Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Navieras líderes en Ro-Ro optan a la ruta entre Vigo y Sudamérica que deja CSAV

Abandona la línea para centrarse en el tráfico de contenedores ahora que posee Hapag-Lloyd

Un buque de CSAV atracado en la terminal de Bouzas. // R. G.

Un buque de CSAV atracado en la terminal de Bouzas. // R. G.

Cambios de calado en la terminal de Bouzas. Una de las tres rutas directas con Sudamérica especializada en el transporte de carga rodada (Ro-Ro) dejará de operarse a partir de hoy cuando zarpe de Vigo hacia Chile el Delphinus Leader, un buque charteado por la Compañía Sud Americana de Vapores (CSAV), legendaria armadora reconocida como la mayor y más antigua de su continente de origen. La supresión de esta conexión tras más de una década funcionando en los muelles vigueses se debe al objetivo de CSAV de volcarse en el tráfico de contenedores a través de la compañía que absorbió en 2014 y de la que ahora posee el grueso de sus acciones, la alemana Hapag-Lloyd, quinta del ranking mundial en su sector.

Junto a esta línea que ahora se cancela la terminal boucense ofrece otras dos directas con Sudamérica explotadas por Höegh Autoliners y Wallenius Wilhelmsen. También funciona con una frecuencia mensual la ruta desarrollada por MOL, si bien esta con la peculiaridad de que los barcos procedentes de Sudáfrica tocan puertos sudamericanos antes de dirigirse hacia Vigo. Entre las tres primeras, según fuentes de la campa viguesa estaría la que absorberá la carga de PSA que hasta hoy viajaba en los buques de CSAV salvo que entrara en liza una cuarta armadora dispuesta a abrir una nueva ruta.

"Carga no le faltará"

"Sea de una forma o de otra, coches para transportar no le faltarán", recalcan varios operadores para dejar claro que la decisión de la naviera chilena se enmarca dentro de su objetivo de centrar todos sus esfuerzos en el mercado de los contenedores. Precisamente en parecido sentido se expresaba hace escasos días la compañía en el comunicado donde anunció que a lo largo de este mes de enero cerraría "definitivamente" el área de negocio dedicada al transporte de carga rodada.

Una nota oficial que emitía tras sustanciar el incremento de su participación en Hapag-Lloyd hasta alcanzar los 52,7 millones de acciones, casi el 30% del capital de la naviera germana. Una operación que ha podido financiar con deuda por valor de 330 millones de dólares.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats