Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las obras del túnel de Vialia desviarán el tráfico a la AP-9 nueve meses

Los trabajos para la conexión arrancan en marzo - Los cortes duran hasta abril de 2021, cuando abren el complejo y la intermodal

Simón Espinosa

Simón Espinosa

El viaducto de la calle Lepanto, el último vestigio del antiguo "Scalextric", será historia en poco más de medio año. Las obras para construir los nuevos accesos del complejo Vialia y la estación intermodal. Su "plato fuerte", sin embargo, llegará en verano con el derribo del puente construido a mediados de la década de 1990 sobre la calle Alfonso XIII y que cada pocos meses se convierte en una "ratonera" involuntaria: su reducido gálibo, de solo 2,5 metros, hace que camiones, buses y caravanas se queden encajados contra su pasarela. Según el cronograma que manejan las tres administraciones implicadas en el proyecto, Adif, Xunta y Concello, la demolición arrancará en agosto.

Al eliminar uno de los principales accesos a la autopista desde el casco urbano, el Concello deberá activar un plan alternativo de tráfico, un desvío que se prolongará durante nueve meses, hasta abril de 2021, cuando se prevé que terminen lo trabajos y Vialia abra sus puertas al público. En vez de incorporarse en Alfonso XIII, los coches deberán continuar por Urzáiz, Travesía y Numancia, para entrar en la autopista ya en Isaac Peral.

No será la única alteración del tráfico. En una de las salidas de la autopista en Alfonso XIII, la que permite a los conductores dirigirse hacia Cervantes o bajar en dirección García Barbón, se aplicarán también cambios, aunque desde el Concello insisten en que será solo en momentos puntuales y cuando las obras lo requieran. Alfonso XIII se convertirá de forma provisional en un vial de doble sentido para que los vehículos puedan circular de forma ascendente, hacia Urzáiz. Para canalizar el tráfico que salga de la AP-9 se plantean dos opciones: una, la más sencilla, sería instalar una señal que informe de la bifurcación y balizamiento de obra que recorte el carril para permitir giros amplios; la segunda plantea inutilizar uno de los carriles de salida de la autopista, lo que afectaría a un tramo de 150 metros.

El documento que manejan Adif, Concello y Xunta recalca en cualquier caso que el doble sentido en Alfonso XIII se adoptará "solo cuando sea necesario" y estará perfectamente señalizado. Incide además en que "todas las actuaciones son reversibles fuera de horarios de obra". Desde el Ayuntamiento indican además que solo se permitirá la circulación ascendente por Alfonso XIII a los coches relacionados con las obras. De hecho, el estudio prevé que apenas realizarían ese giro a la salida de la autopista ocho vehículos de obra cada hora. Para facilitar la maniobra de los camiones y trailers se barajan también soluciones que amplíen hasta los 28 metros el radio de giro. Ahora ronda los 18.

Aunque en un principio las administraciones planteaban que los cortes durasen tres meses, finalmente han acordado extenderlos a nueve para cumplir con el cronograma y que los accesos estén listos para abril de 2021, el mes clave durante el que se prevé también que se abra el túnel de Lepanto, se estrene Vialia y se finalicen las fases 1 y 2 de la estación de buses.

El derribo del viaducto de Alfonso XIII no es el único hito que contemplan las obras de los accesos de Vialia y la intermodal. Otra pieza crucial es la construcción de un túnel entre la calle Lepanto y la autopista. En julio de 2019 las tres administraciones cerraban un acuerdo para los accesos que fijaba el coste global en 21,4 millones de euros, el doble que los 10,7 que se habían fijado en 2017. El proyecto incluye el túnel de salida desde Lepanto a la autopista, la conexión entre la AP-9 y la estación de buses y un enlace directo de entrada y salida de vehículos particulares y de carga y descarga entre la autopista y Vialia. Los fondos serán aportados por los organismos estatal, autonómico y local. Según se apuntaba en julio, la primera contribuiría con el 68% y las dos restantes se situaría n en torno al 16%. El proyecto contempla también la remodelación de la antigua Plaza de la Estación, que costaría cerca de 1,7 millones; la urbanización e integración del paisaje, fijados en 1,2 millones.

Compartir el artículo

stats