Varios funcionarios de la sala de comunicaciones de la Policía Local decidieron el pasado sábado realizar un servicio humanitario y abandonar su puesto de trabajo para poder auxiliar a una anciana que se había caído de la cama en su casa y era incapaz de levantarse. Aunque éste no era su cometido, los agentes no vacilaron a la hora de atender esta emergencia al estar todas las unidades de la Policía Local ocupadas. Salieron del Concello y auxiliaron a la víctima.

Ocurrió sobre las siete de la tarde del pasado sábado. Una vecina de la calle Pracer, en las inmediaciones de Praza do Rei, llamó a la central de comunicaciones del 092 alertando de que su madre se había caído de la cama de manera fortuita y, aunque había intentado levantarla, le resultó imposible. Según informan los agentes, en ese momento no solo estaban ocupadas todas las unidades de la Policía Local, sino que la afluencia masiva de turistas en el centro de la ciudad hacía que fuera prácticamente inviable que las patrullas pudieran atender este requerimiento. Además, y según admite la propia Policía Local en un comunicado, el estado del tráfico en ese momento en la ciudad demoraría la llegada de una ambulancia para resolver de manera inmediata esta situación.

Por todo ello, los funcionarios de la sala de comunicaciones del 092 no vacilaron en dejar su puesto de trabajo y dirigirse a la vivienda, próxima al Concello, para auxiliar a la anciana. Para ello se ausentaron brevemente de su puesto para dar cobertura al servicio y auxiliar a la ciudadana.