Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La torre virtual de Peinador controlará otros dos aeropuertos

Fuentes cercanas a la infraestructura olívica apuntan a la terminal de A Coruña como una de las candidatas a gestionarse desde Vigo | Aena fija como requisitos que una de las pistas tenga sobre 25.000 operaciones al año y la otra, hasta 60.000.

Imagen de la torre remota de London City similar a la que se instalará en Peinador

Imagen de la torre remota de London City similar a la que se instalará en Peinador

El cielo y los aviones de al menos otros dos aeropuertos españoles se controlará desde Vigo. Puede sonar a ciencia ficción, pero es ya una realidad en otras terminales europeas. Y, muy probablemente, será la tónica predominante en los próximos años. Es el futuro del control aéreo. Y la ciudad olívica tendrá un papel protagonista. Gestionar el aterrizaje y el despegue de aviones a cientos de kilómetros de distancia convertirá a Peinador en pionero en España. Es el plan que acaba de ‘desvelar’ Aena a través de la licitación del suministro en estado operativo y validación de equipamientos para la implantación de los servicios ATS de torre remota que, como adelantó FARO, se testará por primera vez en las pistas de Vigo y Menorca.

Según el pliego de prescripciones técnicas de la citada licitación, en una fase inicial se habilitará en Peinador la torre remota desde la que se comenzarán a controlar los aviones que despeguen y aterricen en Vigo. Será una sala con pantallas de altísima resolución que se ubicará en el antiguo parking abandonado del aeropuerto vigués y desde la que los controladores pasarán a gestionar todo el tráfico. Pero los planes de Aena no se quedan ahí. En fases sucesivas -avanza el gestor aeroportuario- se implantará un Centro de Control de Torres Remotas en Vigo desde donde se proveerán al mismo tiempo los servicios ATS (servicios de tránsito aéreo) de tres aeropuertos: Vigo más un segundo y un tercer aeropuerto a determinar por Aena. Para el caso de Menorca solo se contempla que se gestione su propio tráfico de aviones.

Así será la torre virtual de Peinador controlará otros dos aeropuertos

¿Qué otros aeropuertos se controlarán desde Vigo? Aena todavía no los desvela. Pero fuentes cercanas a la terminal olívica aseguran que entre los candidatos a gestionarse desde Peinador está el de A Coruña. También se apunta a Cuatro Vientos. Según el citado pliego de prescripciones técnicas de Aena las terminales que se van a gestionar a distancia desde la ciudad olívica deben cumplir varios requisitos. Uno de ellos, que tenga unas 25.000 operaciones al año. En este entorno se situaron en 2018 las terminales de Santiago (21.841) o La Palma (21.841). A Coruña tuvo 17.551. Por encima de los 25.000 está Menorca (31.370), pero este aeropuerto tendrá su propia torre remota. El otro aeropuerto que se gestionará desde el Centro de Control de Torres de Vigo deberá tener hasta 60.000 operaciones al año, además de cumplir otros requisitos, por lo que en el listado de candidatas entrarían todas las terminales españolas a excepción de las once que más mueven de España: Madrid, Barcelona, Mallorca, Málaga, Gran Canaria, Alicante, Ibiza, Valencia, Tenerife Norte y Sur y Lanzarote.

  • Aena elige Peinador para testar en España la torre de control virtual y remota del futuro

    Sensores y cámaras recrearán el aeropuerto en pantallas de alta definición en una sala desde la que se controlarán los vuelos – “Es una apuesta firme por la tecnología más avanzada”, afirma

La licitación se ha lanzado con un presupuesto de 5,8 millones de euros (sin IVA). De ellos, 1,5 son para el desarrollo de la propia torre remota de Peinador y otros 2,8, para habilitar la implantación el Centro de Control de Torres de Vigo desde el que se gestionarán al menos otras dos terminales españolas. El resto de los fondos son para poner en marcha la nueva torre futurista de Baleares.

Cuatro Vientos, otra de las pistas que podrían controlarse desde Peinador

Con este nuevo sistema -justifica Aena- se conseguirá reemplazar la visión directa que tienen actualmente los controladores desde las torres tradicionales por una visión a través de vídeo. “Permitirá a los Proveedores de Servicios de Navegación Aérea proporcionar los Servicios de Tránsito Aéreo desde una ubicación remota con la misma visibilidad que desde una torre local, e incluso mejorándola en determinadas situaciones”, anota. Entre los beneficios que destacan desde el gestor aeroportuario están la mejora del conocimiento situacional del controlador, la mejora de la seguridad y operativa mediante nuevas funcionalidades tecnológicas de las cámaras y software asociado, como tracking, infrarrojos, visión nocturna, captura de audio, visión de zonas de sombra, grabación de imágenes…; y mejora de eficiencia y disponibilidad de recursos que contribuyen a garantizar la continuidad del servicio.

TRAS LOS PASOS DE LONDON CITY

En lugar de las tradicionales torres de control en altura, las remotas son una gran habitación que puede estar ubicada en cualquier lugar. Incluso a cientos de kilómetros del aeropuerto. Es el caso ya, por ejemplo, de la sala de control aéreo del aeropuerto de London City, en Swanwick, a 120 km de distancia del centro de la capital británica. Se trata de una de las torres remotas y virtuales ya operativas en Europa y cuyos pasos seguirá la de Vigo. Es la primera en Gran Bretaña. Pero también se ha testado ya con éxito en Suecia en el aeropuerto de Örnsköldsvik. Varias pantallas de altísima definición se hilan una junto a otra para ofrecer a los controladores una visión de entre 180° y 360°. Toda la información se vuelca sobre ella y viaja a toda velocidad a través de la fibra. En tiempo real. La posición exacta de los aviones, su velocidad, el estado de las pistas de aterrizaje o las calles de rodadura, la información meteorológica… absolutamente todo.

Imágenes de la torre remota de London City similar a la que se instalará en Peinador NATS

Los prismáticos con los que los controladores tratan a día de hoy de afinar su visión desde lo alto de las torres tradicionales también pasarán a la historia. El entramado de cámaras de alta definición (en London City hay 14) permiten ampliar la imagen hasta 30 veces. Las cámaras de Vigo ya se han licitado. Pero además todo está sensorizado. Se trata de un entramado de herramientas de la más alta tecnología que según los expertos del Centro de Control de Tráfico Aéreo Nacional de Reino Unido (NATS) aporta un mayor nivel de detalle que el propio ojo humano.

Imágenes de la torre remota de London City similar a la que se instalará en Peinador NATS

La terminal viguesa agudiza su caída: pierde ya más de 300 pasajeros al día

La marcha de Ryanair, clave

La herida abierta en el aeropuerto de Vigo por la marcha de Ryanair no deja de sangrar. La falta de una sustituta para cubrir el hueco que dejó el pasado mes de mayo la low-cost irlandesa ha provocado un nuevo desplome de pasajeros en la terminal olívica en noviembre. Peinador se ha dejado otros 13.620 viajeros. En lo que lo que va de año cedió ya más de 100.000 (103.488) o, lo que es lo mismo, por la terminal olívica están pasando 310 personas menos cada día. Y esta situación, lejos de revertirse, continuará produciéndose al menos hasta el segundo trimestre de 2020, momento en el que dejarán de restar los miles de viajeros que Ryanair transportó el año pasado en su vuelo diario a Barcelona y también en las conexiones que operó puntualmente a Londres y Dublín en abril y mayo.

La ‘low-cost’ sigue con su chantaje: ahora impone condiciones laborales extremas para mantener su base de Girona

Según los datos que acaba de hacer oficiales Aena, por Peinador pasaron en noviembre 71.575 pasajeros en las seis rutas que hay actualmente activas: Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao, Tenerife y Gran Canaria. La caída porcentual respecto al mismo mes del año pasado es del 16%. Hasta noviembre el descenso es ya del 9,9%. Ninguna otra terminal de gran magnitud cae tanto como la olívica.

Ryanair dejó Peinador después de que el Concello se negase a cumplir las condiciones leoninas que le planteaba la low-cost, acostumbrada al chantaje a cambio de mantener su operativa aérea. El último ejemplo, en Girona, donde después de amagar con irse la compañía ha decidido mantener su base, eso sí, después de imponer unas condiciones extremas a la plantilla, como denuncian los sindicatos.


Compartir el artículo

stats