Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los efectos del alumbrado en la economía local

Los décimos también se encienden por Navidad

Las administraciones del centro confirman un repunte en la venta de lotería y esperan mejorar las cifras del año pasado

Alumbrado navideño // Alba Villar

Alumbrado navideño // Alba Villar

"Dame un décimo que toque". Los clientes de la administración de Porta do Sol, en pleno corazón de la Navidad viguesa, no borran de su memoria los episodios afortunados que sonrieron al lotero Juan Fernández los 22 de diciembre de 2017 y 2018. Dos quintos premios y el Gordo fueron despachados en este pequeño local, que fue testigo el pasado sábado de uno de los espectáculos más anhelados y concurridos del undécimo mes: el mágico encendido de las luces. Su responsable achaca a estos dos factores el aumento de ventas registrado con respecto al año pasado y espera que se potencien tras haber pulsado el botón Abel Caballero para dar vida a las calles de la ciudad. Asegura que una parte "muy importante" de los billetes se adquirieron en agosto, aunque también señala noviembre y, sobre todo, las semanas anteriores al sorteo. "La demanda de los acabados o comenzados en 13 ha sido una locura, no hay quien lo entienda", precisa antes de advertir el éxito de los papeles que incluyen el 17, el 15, el 69 o, "por el año en el que estamos", el 19. Tras cerrar una venta de 14 décimos -280 euros-, Juan confiesa que es usual que se realicen compras por cantidades elevadas. La finalidad es "intercambiar y repartir entre familiares". "Es habitual que la gente gaste más de 250 euros. La lotería navideña es un juego que se comparte y que nos une, como dice el eslogan", argumenta.

"¿El gordo de la Navidad cuál es?". A 300 metros, se ubica la administración de loterías de la calle Policarpo Sanz, en donde arriban los clientes con ganas de conocer el secreto mejor guardado de este sorteo. Santiago Gómez avanza que, hasta la fecha, las ventas van "mejor" que el año pasado. "Se han agotado todos los décimos que terminan en 117, debe de ser por cuestiones de fechas; también el 26419, supongo que por el nacimiento de un hijo o por haber tenido ese día un accidente; por este en concreto, llamó gente de toda España", destaca sorprendido. Al igual que Juan, remarca el repunte de ventas durante la época estival. "En verano, vinieron muchos turistas. La gente de aquí empieza a comprar ahora. Es muy curioso: nosotros añoramos la lotería de sus ciudades, como la de Madrid o Barcelona, y ellos, la nuestra. La compran por si acaso", sostiene. Añade que el pasado sábado, debido al encendido, estuvieron dos personas en el local. "Avisé a un compañero para reforzar. Vive en Pontevedra, y ya le dije que fuera mirando los horarios de los trenes porque no iba a tener sitio para aparcar. Espero que, a partir de ahora, se vendan más décimos con la llegada de visitantes. La iluminación navideña ayuda mucho al comercio y a la hostelería. Es una buena iniciativa", recalca Santiago.

"En las anteriores Navidades, hubo días de no poder cerrar". Próxima al epicentro de la Navidad olívica, se encuentra la administración número 14, en la calle Eduardo Iglesias. Su responsable, Carlos Martínez, informa de un crecimiento del 12% en las ventas en comparación con el año anterior. No duda en decir que las luces engalanando cada rincón y la identificación de Vigo como capital navideña a nivel nacional repercutieron positivamente. "Indudablemente, sí", manifiesta, a la vez que vincula este aumento con las compras realizadas por turistas durante el verano. Espera que este mes de diciembre sea, "por lo menos", como el del 2018. "Príncipe estaba colapsado", recuerda antes de situar en el puente de la Constitución el punto álgido del negocio. "Es de 10 horas de trabajo constante", apunta. En su local, se agotarán "esta semana o la próxima" los décimos terminados en 5. "La terminación estrella es el 13; luego, el 15, el 7 y el 5. Es pura estadística, a la gente le gustan más los impares que los pares", apostilla.

"Los turistas de verano me hablaban de la Navidad de Vigo". Antonio David despacha décimos por máquina en el bar Aldeana, en Rosalía de Castro. Revela que el alumbrado navideño sí ayuda a aumentar las ventas de la lotería del 22 de diciembre, cuya mejora también relaciona con las adquisiciones de los turistas llegados de toda España en los meses de calor. Lo mismo cree Chelo González, de la administración de María Berdiales, quien confía en el tirón del alumbrado para mejorar sus cifras, que, por ahora, son "más o menos" como en el mismo periodo del 2018 -unos 1.000 euros al día en venta de lotería navideña-. "El año pasado, subieron mucho por la iluminación de las calles", expresa.

JUAN FERNÁNDEZ

"La iluminación navideña y haber dado el Gordo ayuda"

CARLOS MARTÍNEZ

"Los décimos terminados en 5 se agotarán en breve"

ANTONIO DAVID

"Los turistas me hablan de la Navidad viguesa"

Compartir el artículo

stats