Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los Prácticos desaconsejan Comercio para trasatlánticos

Advierten al Puerto de que el calado real de este muelle es muy inferior al teórico

Los Prácticos desaconsejan Comercio para trasatlánticos

Los Prácticos desaconsejan Comercio para trasatlánticos

El Puerto solo debería disponer para cruceros con el muelle de la Estación Marítima. Con el tráfico de estos buques en horas bajas, en menos ocasiones de las que desearía coinciden esos tres trasatlánticos en la ciudad que obligan a derivar uno a Comercio. Pero de continuar recurriendo a esta alternativa, la institución se expone a un serio riesgo: el varamiento. El aviso parte de la Corporación de Prácticos, y no es el primero que inciden en la posibilidad de producirse un siniestro marítimo de esta clase por falta de calado. Ante los efectos irreparables que tendría un accidente de esta clase para la imagen de Vigo como destino de trasatlánticos, sin contar las eventuales reclamaciones de la naviera afectada, esta vez Praza da Estrela ha tomado nota de la advertencia y ya baraja la solución más rápida, el dragado.

Al contrario de lo que pudiera imaginarse por su enorme envergadura, estos colosos de la mar no se caracterizan por la profundidad que alcanza su obra viva (parte sumergida del casco). El Harmony of the Seas -uno de los mayores del mundo, con capacidad para 6.400 pasajeros- mide 362 metros de largo y cala 9,3, por lo que podría amarrar, algo justo, en Comercio. Aquí información oficial de la Autoridad Portuaria indica 10 metros y hasta 14 de fondo al final de la alineación de los duques de alba, poco antes de la cabecera del espigón del Náutico.

El problema es que la profundidad real no coincide en absoluto con la oficial. Tal vez hace tiempo sí que estas aguas ofrecían esa decena de metros desde el fondo a la superficie en condiciones de bajamar viva (extrema). Sin embargo, a medida que transcurrieron los años el natural proceso de sedimentación de la ría ha ido reduciendo la profundidad hasta una cota "considerablemente inferior", como insisten los Prácticos basándose en los aparatos de medición a bordo, un desfase que también detectaron en otros puntos de atraque aunque en estos casos sin vinculación con buques de pasajeros.

En el departamento de operaciones de Praza da Estrela saben del especial recelo de los prácticos a atracar un trasatlántico en el muelle de Comercio. "En lo que respecta a tierra está preparado, pero en el lado del mar no reúne las condiciones", insisten fuentes de esta corporación de profesionales. Un matiz que hacen para recalcar que de nada sirve que la sala central de El Tinglado disponga de los servicio necesarios para la atención de cruceristas si el muelle de enfrente carece de calado suficiente para estos barcos. Y por calado corto se entiende aquel que sitúa al casco en riesgo de varar, de tocar fondo.

Y puede que los avisos de los expertos continuasen sin ser oídos de no ser por la última experiencia con la maniobra del Costa Mediterranea. "Nuestro trabajo consiste en atracar el barco en perfectas condiciones de seguridad. No nos pagan por vararlo", explica un práctico a modo de resumen de la advertencia que lanzaron al Puerto el pasado 27 de septiembre a propósito del atraque del crucero italiano, de 292 metros y 8 de calado. Desde el Puerto admiten que los Prácticos "pusieron muchos problemas" para atracarlo aquí, "a punto incluso de abortar la maniobra", añaden. Así que como primera solución se barajan dragar este muelle "de manera urgente". También sopesan actualizar batimetría de todos los muelles.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats