Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Yolanda Román, el rostro vigués de Uber

"Vemos muy positivo que Galicia quiera dar flexibilidad al sector del taxi"

La directiva viguesa Yolanda Román en Afundación. // Alba Villar

Lleva veinte años fuera de su ciudad natal, primero en Bruselas y después en Madrid, pero la visita a menudo. Su estancia de ayer fue "corta pero intensa" para participar en el IV Congreso Empresarias Galicia: "Cada vez me apetece más volver a la tierra. Y siempre que pueda venir a Vigo para estar con mujeres y hablar de movilidad aquí estaré". Respecto a la posible llegada de Uber, asegura que su modelo "se ajusta a cualquier ciudad porque ofrece alternativas adaptadas a las necesidades de sus habitantes, asequibles y fiables".

-Hace 8 meses que dio el salto desde Naturgy a Uber, ¿cómo ha sido el cambio de sector?

-Mi trayectoria profesional puede parecer peculiar porque hay cambios de sector muy contundentes, desde el social a la economía digital pasando por la energía. Pero lo cierto es que siempre he hecho lo mismo: políticas públicas y relaciones institucionales y con las administraciones. La función es persistente pero es verdad que soy inquieta y me atraen sectores muy diferentes. Mi labor en Uber es de diálogo, sobre todo, con administraciones públicas y otros skateholders y de explicar cuál es nuestra visión de la movilidad y qué proponemos para el futuro de las ciudades.

-Una trabajo estratégico dado que hablamos de una actividad tan novedosa.

-Claramente es un sector muy dinámico. La movilidad es uno de los temas fundamentales de la agenda política en España y en todo el mundo porque está muy ligada a la sostenibilidad. Estoy muy feliz de estar en una compañía con una visión muy ambiciosa y que se toma muy en serio su contribución a un futuro de la movilidad construido entre todos. Yo me lo creo y sé que mi compañía se lo cree y el cambio ha sido un chute de motivación y de realización profesional.

-El futuro de las ciudades pasa por resolver el problema de la movilidad.

-La vida es moverse. Para trabajar, para buscar empleo, para ir al colegio, hacer recados, ir de fiesta, recoger a un amigo en el aeropuerto... Y ahora mismo la opción número uno es el vehículo privado porque las ciudades están diseñadas y ocupadas por el coche. Y nosotros tenemos una visión de la movilidad urbana que pasa por reducir el número de coches privados y aumentar las alternativas para los ciudadanos. Y queremos hacerlo en colaboración con los agentes sociales para construir ciudades con menos tráfico y contaminación y en las que se viva mejor.

-Uber acaba de aterrizar en A Coruña, ¿prevén hacerlo de forma inmediata en Vigo?

-Acabamos de lanzarnos en A Coruña y Bilbao dentro de nuestra expansión por el norte y estamos muy contentos. Ha habido una buena acogida en A Coruña, el servicio funciona y hay muchas altas en la aplicación. También nos gustaría operar en Vigo, claro. Lo que te puedo decir es que en Galicia vemos una tendencia muy positiva en cuanto a la regulación. Se busca dar más flexibilidad al taxi para que el sector compita y conviva mejor. Estaríamos encantados de venir a Vigo, evidentemente para eso habría que abrir una conversación con la ciudad y los agentes.

-Ven positiva, por tanto, una mayor competencia con el taxi.

-El taxi siempre mantendrá el monopolio en la mano alzada y la parada en la calle, nosotros competimos en el segmento de precontratación. Y ahí creemos que la movilidad del siglo XXI nos obliga a ser cada vez más eficientes y competitivos. Y facilitar al taxi la oportunidad de competir con condiciones más flexibles en ese segmento será bueno para todos y, sobre todo, para los ciudadanos. No nos olvidemos de que estamos proporcionando un servicio y una alternativa de movilidad. Si queremos ciudades con menos contaminación y menos tráfico las autoridades locales y regionales tienen que garantizar más alternativas para que la gente vea apetecible, posible y accesible dejar su coche en casa. Al final es lo que todos queremos. El taxi y las VTC.

-Teniendo una responsabilidad como la suya en un sector que ha generado mucha polémica y rechazo por parte del colectivo del taxi dedicará muchos esfuerzos a cambiar esta visión.

-Siempre que hay disrupción y evolución se pueden producir algunas fricciones, pero estamos absolutamente convencidos de que podemos colaborar con el taxi y las ciudades para que sean más inteligentes, limpias y den mejor servicio a sus habitantes. Nuestro enemigo común es el coche particular, insisto. Y estamos convencidos de que haciendo un esfuerzo de convergencia y flexibilización habrá una transición suave y beneficiosa para todos. Estamos deseando colaborar con el taxi y creemos que se puede beneficiar de la tecnología de Uber claramente.

-¿Son muy necesarias iniciativas como la organizada por Empresarias Galicia para visibilizar a las mujeres y ayudar a romper el techo de cristal?

-Creo mucho en este tipo de encuentros, son muy necesarios. Sigue siendo muy importante que nos reivindiquemos y que visibilicemos a las mujeres profesionales, directivas y empresarias. He estado muy contenta de participar en este evento en Vigo. Comparto con su presidenta, Susana Pérez, la batalla en positivo por la igualdad. Siempre participo en iniciativas que buscan dar visibilidad y también compartir y aprender entre nosotras y tejer redes que nos hacen más fuertes. Y en Uber estamos comprometidos con la igualdad.

-Desde hoy [por ayer] las mujeres trabajamos gratis hasta final de año por la brecha salarial.

-Los retos de igualdad son bien conocidos y negarlos hoy en España resulta absurdo. Y efectivamente la brecha salarial es un fenómeno complejo pero es una realidad y todavía nos queda mucho trabajo como sociedad, lo que incluye a poderes públicos, empresas y ciudadanos, para superarlo. Pero también me gustaría dar una nota positiva y es que, según un informe reciente de ClosinGap, las mujeres estamos liderando la transformación de la movilidad urbana. Esto quiere decir que usamos más transporte público y compartido, tenemos una mayor conciencia medioambiental y además tomamos decisiones de movilidad más sofisticadas y eficaces. Las mujeres somos motores del cambio que ya se está produciendo en el paradigma de la movilidad urbana.

Compartir el artículo

stats