Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un buque Ro-Ro queda sin motor por un incendio frente a las bateas de Cangas

-El fuego declarado en el motor auxiliar causó un apagón que dejó sin propulsión al "Galicia" -Dos remolcadores lo rescataron a 700 metros del polígono mejillonero de Barra-Liméns

Arriba, el "Galicia", atracado ayer en Bouzas; abajo, mapa de ubicación donde fue auxiliado. // R. Grobas / LocalizaTodo

Una emergencia marítima con todos los ingredientes para haberse saldado con un balance bastante peor que importantes daños materiales, Por fortuna, la ágil asistencia del dispositivo desplegado en la noche del miércoles impidió que el Galicia, a la deriva por un incendio que lo dejó sin máquinas, colisionase contra las bateas de Cangas.

De 150 metros de eslora por 21 de manga, este buque es uno de los que "portacoches" (Ro-Ro) que su armadora, Suardiaz, destina a la autopista del mar Vigo-Francia. En esta ocasión procedía de la terminal belga de Zeebrugge cuando al adentrarse en la ría y después de haber avisado a los prácticos para su recogida en el punto oficial de encuentro -faro de A Borneira (Cangas)- se declaró el incendio a bordo. Según fuentes implicadas en el dispositivo, el fuego "destruyó importante maquinaria auxiliar que degeneró a su vez en un blackout", el anglicismo que se emplea en el argot náutico para referirse a un apagón eléctrico general que deja inutilizado por completo el barco, sin propulsión.

Técnicamente a la deriva, justo cuando tenía a menos de 700 metros de su babor (izquierda) las primeras bateas de los polígonos ubicados frente a las playas de Barra y Liméns. Hacia estas mejilloneras se desplazaba peligrosamente el Galicia, como lo confirma el rastro satelital de esa hora, donde aparece posicionado ya fuera del canal de entrada norte de la ría, señal inequívoca de que alguna incidencia sufría.

Haz click para ampliar el gráfico

Casi al instante se activó el dispositivo de rescate protagonizado por el Gonzalo S y Sanmartín. Estos remolcadores ya estaban movilizados a la espera de que el Ro-Ro se aproximase a Bouzas para asistirle en la maniobra de atraque en la terminal de vehículos, pero tras recibir el aviso de Salvamento Marítimo de la emergencia aceleraron la marcha consiguiendo salir al encuentro del Galicia cuando todavía permanecía lo suficiente alejado de las bateas.

La operación de auxilio concluyó al cabo de una hora. Ningún tripulante del Galicia sufrió daños por el incendio. Respecto a la avería causada en la sala de máquinas todo apunta que su reparación dejará al buque al menos una semana fuera del servicio. Pero aunque pudiera navegar tampoco podría al carecer de autorización de Capitanía Marítima que ha abierto una investigación sobre este incidente.

El motivo, según las mismas fuentes, señala al capitán porque no habría cumplido el protocolo a seguir ante estas emergencias, como la obligación de avisar a Salvamento y Capitanía "inmediatamente para informar y solicitar el auxilio o asistencia adecuada debido a la gravedad del accidente a bordo". Al parecer, en la torre de control de Sasemar se enteraron de la emergencia al escuchar por radio (VHF) la conversación entre prácticos y el puente del Galicia.

Compartir el artículo

stats