Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una investigación por detención ilegal en marcha

Muere en Vigo tras tirarse de un noveno, acusado de obligar a su empleada del hogar a trabajar en tanga

Una empleada de hogar denunció que el hombre y su pareja la retuvieron. Se investiga la posible existencia de una organización de trata

El edificio donde residía el fallecido  // J. Lores

El edificio donde residía el fallecido // J. Lores

Un hombre de 35 años que acababa de ser detenido por presuntos delitos contra la libertad sexual, detención ilegal y revelación de secretos, falleció ayer tras lanzarse por la ventana de un noveno piso en Castrelos mientras se procedía al registro del domicilio familiar. En la vivienda, además de su mujer, investigada también en el mismo caso, se encontraban agentes de la Policía Nacional, la letrada de la Administración de Justicia y los dos abogados defensores del matrimonio.

La Policía Nacional investigaba la denuncia de una mujer latinoamericana que hace tres días acudió a comisaría para explicar que la habían traído a España como empleada interna de una familia con un niño, pero que la pareja la mantuvo retenida a la fuerza y la obligaba, entre otras cosas, a realizar las faenas domésticas en tanga y camiseta. Temía que querían convertirla en esclava sexual. Expuso que un día que bajó a la calle con su señora, aprovechó para huir corriendo, lo que había sucedido unos veinte días antes.

Ayer, agentes de la comisaría esperaban al sospechoso en las inmediaciones del domicilio donde vivía con su mujer, también de origen latino, y una niña de 5 ó 6 años. En la calle procedieron a su arresto y subieron con él y la comisión judicial al domicilio, ubicada en la novena planta de un edificio de Castrelos, para realizar el registro, autorizado por el Juzgado de Instrucción 1, en funciones de guardia. Cuando pasaban de una habitación a otra, el hombre vio una ventana abierta y se lanzó de forma sorpresiva esposado. Cayó ocho pisos más abajo, sobre el suelo de la terraza acolchada con sistemas antihumedad del patio de luces exterior, encima de una papelería.

El hombre, que resultó herido de extrema gravedad, presentaba numerosas heridas externas e internas. Fue rescatado todavía con vida por un equipo de bomberos de la base de Balaídos, que lo bajaron en la camilla del camión escalera. Durante más de media hora los efectivos sanitarios intentaron estabilizarlo, para lo que tuvieron que cortar las distintas prendas de ropa que vestía antes de evacuarlo prácticamente desnudo, como señalaron algunos vecinos, al Hospital Cunqueiro, donde falleció sobre las cinco de la tarde.

La magistrada ha decretado el secreto de sumario de la causa, pues la investigación arrancaba prácticamente ayer con el registro del domicilio, donde entre otras cosas iban a comprobarse los hechos denunciados por la mujer latinoamericana y si su ropa y documentación seguían en la vivienda. Al parecer, la víctima tenía mucho miedo por lo que pudiera pasarle a su familia en Sudamérica y por eso denunció, pues llegó a pensar que lo que le había ocurrido no era denunciable.

Tras el suicidio de ayer, no se descarta que el caso de la mujer que denunció sea solo la punta del iceberg y que detrás de los hechos se encuentre una organización criminal de trata y haya más mujeres víctimas del grupo. De ahí la intensidad con la que se realiza la investigación para esclarecer los hechos.

La mayoría de los vecinos del inmueble donde residía el detenido que se lanzó al vacío, apenas tenían trato con el matrimonio, que llevaba más de cuatro años en el piso alquilado en la novena planta y desconocían la presencia de otra mujer en la vivienda. Una vecina que tenía contacto con ellos se preguntaba: "¿Cómo iban a tener dinero para una interna si no lo tenían para ellos? Él tenía trabajos temporales y hace unos días su mujer llevaba una maleta grande, me dijo que su marido se iba a Asturias porque había encontrado empleo en la construcción".

Compartir el artículo

stats