Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Puerto asume el mantenimiento de As Avenidas tras el fin del convenio de 1992

Desde hoy será de su responsabilidad el arreglo de cualquier desperfecto

El Puerto asume el mantenimiento de As Avenidas tras el fin del convenio de 1992

El Puerto asume el mantenimiento de As Avenidas tras el fin del convenio de 1992

Justo a un mes de cumplirse los 27 años de la firma de un alianza institucional que propició la mayor intervención urbanística en la ciudad, el convenio Abrir Vigo Mar ya es historia. Ante lo fue lo por la profunda remodelación del frente marítimo que con la pretendida intención de aumentar las zonas de ocio y esparcimiento a pie y con vistas a la ría nunca llegó a convencer del todo a los vigueses, y ahora el acuerdo rubricado por Puerto, Concello y Zona Franca pasará a la hemeroteca como el inconcluso. Cuando faltarían todavía otros 23 años para que expirase su vigencia, la Autoridad Portuaria, tal y como anunció este verano su presidente, da por finiquitado el acuerdo y a partir de hoy recupera la tutela del dominio ribereño que hasta ahora venía compartiendo con las otras dos partes con más disgusto que alegrías, caso del accidente de O Marisquiño.

Aunque conocida de antemano por Concello y Zona Franca, Enrique López Veiga aprovechó el último Consejo de Administración el pasado viernes para informar a todos los consejeros, entre los que se encontraban el alcalde Abel Caballero y el delegado del Consorcio, David Regades, de la decisión de disolver el convenio urbanístico con efecto desde el 2 de octubre de 2019. A ninguno de los presentes les cogió por sorpresa un anuncio que de nuevo el presidente justificó apelando a la nueva ley de Puertos que imposibilita a las autoridades portuarias la permanencia en compromisos con terceros con un plazo tan amplio como el vigués, de 50 años.

La Autoridad Portuaria pasará así a asumir todas las competencias sobre este ámbito y en consecuencia también la responsabilidad de todo lo que pueda ocurrir o que haya que reparar a partir de ahora. Cuestiones que por otra parte el convenio disuelto nunca logró aclarar, más bien al contrario, como prueba que a causa de su ambigüedad la culpabilidad del colapso del tramo del paseo durante el concierto que clausuró la edición de 2018 de O Marisquiño acabará dilucidándose en los juzgados. "Sí, si se rompe una loseta el Puerto tendrá ahora que repararla", apuntaba ayer López Veiga con un ejemplo elegido para contraponerlo con el proceder anterior que, ciñéndose a la literalidad de Abrir Vigo al Mar, descargaba la competencia de esta clase de arreglos en el consistorio.

Haz click para ampliar el gráfico

La claridad del dirigente de Praza da Estrela al expresarse sobre este asunto choca sin embargo con algunas cuestiones que faltarían por concretar para las que todavía, admite, no puede ofrecer una explicación. Como exactamente cuánto y hasta dónde abarca el terreno que ahora recupera, si desde el edificio de la Xunta hasta la Estación Marítima o también alcanzaría una parte del paseo que bordea el relleno de Bouzas; o cómo quedaría la deuda por las obras ejecutadas por Zona Franca enmarcadas en Abrir Vigo al Mar por las que el Puerto abona al organismo estatal estatal del orden de 400.000 euros anuales.

Sobre esto último, Veiga no oculta su objetivo de usar la liquidación de esta deuda en la negociación que busca David Regades a cambio de ampliar sus concesiones en terrenos portuario, y en especial, en la luz verde portuaria a ese ambicioso proyecto de un gran aparcamiento subterráneo por medio de la conexión bajo los jardines de As Avenidas de los estacionamientos de Zona Franca (Robotizado y el de Praza da Estrela). Hace meses que técnicos de ambos instituciones mantienen una comunicación fluida que el presidente no oculta y que también la espera del Concello, más preocupado este por cómo quedaría el ajardinamiento en superficie. En todos sus pronunciamientos referentes a estos contactos el presidente siempre se mostró abierto a escuchar decantándose por varios acuerdos, a dos bandas y segregado por objetivos o zonas. "Todo menos un Abrir Vigo al Mar dos de competencias compartidas que nos conduzca a la misma situación", avisó entonces.

Que haya buen entendimiento con las otras partes no significa que la Autoridad Portuaria se disponga a asumir a ciegas el control del frente marítimo. Para conocer con detalle las condiciones en que se encuentra la superficie y el mobiliario hará una inspección pormenorizada . "En teoría", entiende, la recepción debería producirse "en perfectas condiciones", matiza sin desvelar qué hará de que no ser así y a qué institución se propone pedirle cuentas.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats