Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los restos romanos hallados en Cordelerías Mar asoman ya hacia Marqués de Valterra

La excavación arqueológica continúa con la sospecha ratificada de la existencia en la parcela de parte de una importante villa

Arqueólogos durante la excavación. // Laura Castro Lobato

Las características de las antiguas estructuras halladas en estos últimos meses en la parcela de la ya desaparecida sede de Cordelerías Cordelerías Marconfirman las sospechas de los arqueólogos. En el siglo primero después de Cristo, en pleno frenesí comercial de los romanos en la ría de Vigo, estos terrenos formaban parte de un emplazamiento humano importante, en tamaño y actividad, equiparable al de una villa. Probablemente una factoría o similar que abarcaba en extensión desde la línea de costa, antaño delimitada por donde discurre en la actualidad la calle Jacinto Benavente, hasta la de Marqués de Valterra.

Con estos primeros resultados todo apunta a que la prospección encargada a la firma pontevedresa Anta de Moura deparará otras revelaciones interesantes. Aunque los promotores de la urbanización, la firma Avantespacia (del Grupo Inveravante del Manuel Jove), pueden respirar tranquilos. Desde el Concello adelantan que la excavación arqueológica se circunscribe al ámbito de una cesión municipal "donde está previsto un parque infantil". Así que con independencia de que surjan nuevos hallazgos, "en principio", apuntan, no deberían afectar al calendario del proyecto de construcción del complejo de 155 viviendas que ahora avanza en la segunda y última fase de la demolición de la vieja factoría.

La teoría que atribuye la pertenencia de estos restos a una villa romana similar a la Toralla se ha visto reforzada estos días con lo descubierto en apenas dos metros cuadrados del talud que delimita la parcela hacia Marqués de Valterra. Como refleja la más pequeña de las imágenes que ilustran esta información, por su relieve parece corresponderse con los peldaños de una escalera. A falta de confirmación de los arqueólogos involucrados en esta excavación, vecinos y curiosos que ayer observaban la evolución de los trabajos se preguntaban cómo es que habían podido localizar estos peldaños en una pared casi tapada todo el día por vehículos en estacionados en hilera.

Ramón Patiño, miembro del Instituto de Estudios Vigueses, mantiene que a sus colegas arqueólogos "poco" les podría sorprender lo que está apareciendo entre Jacinto Benavente y Marqués de Valterra. "Ya se han constatado en el entorno varios restos de los enclaves de una villa importante, como el de un cementerio donde se levantó el instituto ubicado frente a la estación de servicio", explica. Y mucho antes de esto, sobre el mismo ámbito donde se construyó la sede de Mar, se había localizado pruebas "determinantes", como tramos de dos basas (partes de columnas). "Solo que antes cuando esto ocurría se miraba para otro lado", reprocha.

Compartir el artículo

stats