Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La doctora viguesa que atendió a 300 enfermos en Guinea

Susana Aldecoa pasó consulta gratuita en un hospital y en distintos poblados

La doctora Susana Aldecoa, con niños guineanos.  // FdV

La doctora Susana Aldecoa, con niños guineanos. // FdV

La médico de familia viguesa Susana Aldecoa fue una de las personas que participó en la expedición humanitaria a Guinea Ecuatorial que este verano protagonizaron doce doctores procedentes de toda España con el objetivo de atender a todos los pacientes posibles en un país que carece de cobertura sanitaria gratuita. El equipo médico formado por pediatras, cardiólogos, anestesistas, endocrinos, ginecólogos, cirujanos y médicos de familia, entre otras especialidades, se instaló durante dos semanas en el hospital Virgen de Guadalupe, en la ciudad guineana de Mongomo. Cuando los habitantes de esa zona se enteraron de que un equipo de médicos españoles les atendería de forma gratuita, la avalancha de peticiones fue inmensa.

Sin ir más lejos, la doctora viguesa atendió en esas dos semanas a unos trescientos pacientes. "El hospital en el que estuvimos trabajando estaba prácticamente sin uso alguno. No tenía apenas trabajadores. En Guinea la sanidad es privada y la gente no se puede permitir acudir al médico", explica Susana Aldecoa. La situación de pobreza y dificultad para acceder a la sanidad en Guinea Ecuatorial es de tal gravedad que los propios médicos españoles que participaron en este proyecto solidario tuvieron que comprar ellos mismos en muchas ocasiones los medicamentos que recetaban a los pacientes porque estos no podían permitírselo económicamente.

Entre las patologías más comunes a las que se enfrentó la doctora viguesa estaban enfermedades como tuberculosis, VIH, gonorrea, sífilis, hepatitis.... Muchos de los pacientes nunca habían sido consultados por un médico y estaban muy graves. Como un hombre que padecía un cáncer muy avanzado ya sin esperanza de vida alguna y que falleció a las pocas semanas de ser atendido por Susana Aldecoa. Muchos otros eran niños en estado de desnutrición y que nunca habían sido diagnosticados.

Pese a que, como reconoce la propia médico de familia de Vigo, esas dos semanas de trabajo humanitario en Guinea Ecuatorial fueron "tremendas y una experiencia rompedora" que espera poder repetir, lo cierto es que considera que "el país necesita mucho más". Se refiere a que por mucho que hayan atendido a centenares de personas, estas no van a poder acudir al médico para que les haga un seguimiento de la enfermedad que les han diagnosticado.

Además, Aldecoa considera que sería imprescindible impulsar una exhaustiva educación sanitaria en una sociedad en la que las enfermedades de transmisión sexual son extremadamente comunes al estar instaurada la poligamia y haber una tasa de alfabetización muy baja.

El hecho de que Guinea Ecuatorial sea un país dominado por una dictadura provocó que los médicos españoles que estuvieron esas semanas atendiendo pacientes estuvieran vigilada prácticamente las 24 horas del día. Cuando se desplazaban a algún poblado de la ciudad para atender a la población, siempre iba algún vigilante del gobierno con ellos que no les quitaba ojo de encima.

Entre las intervenciones quirúrgicas que más afrontaron los doctores españoles que participaron en este proyecto están las hernias inguinales, tumores, hemorroides y operaciones ginecológicas.

Susana Aldecoa fue jefa de servicio del centro de salud de Beiramar y es la presidenta de la Asociación Galega de Medicina Familiar e Comunitaria (Agamfec).

Compartir el artículo

stats