La Junta de Gobierno Local dará hoy luz verde al inicio del expediente de contratación de las obras de control arqueológico para la recuperación de la muralla de O Castro. Tal y como afirmó ayer el alcalde, Abel caballero, se trata de "un gran proyecto" que financia prácticamente en su totalidad el Ministerio de Fomento, con una inversión de cerca de un millón de euros.

Los trabajos contemplarán la conservación y recuperación de elementos propios de la fortaleza, la reorganización de la accesibilidad al monumento por la puerta norte y la mejora de su integración en el paisaje urbano, incluyendo iluminación y la reestructuración de la masa vegetal situada en el entorno.

En otoño de 2017 el Concello ya realizó sondeos arqueológicos, durante los que se acometieron cerca de medio centenar de catas. Según se trasladó entonces desde Praza do Rei, la reforma contempla eliminar añadidos posteriores a la muralla que carecen de valor histórico, reorganizar accesos, despejar el arbolado del entorno y también modernizar el sistema de alumbrado.

El proyecto incluye sillares nuevos que mejoren el apoyo de los paramentos y la colocación de anclajes de fibra de vidrio en las zonas con abombamientos. También se pretenden reorganizar los accesos al recinto y despejar el arbolado del entorno para hacer más visible desde la ciudad la muralla declarada Bien de Interés Cultural (BIC) en 1949. La nueva iluminación es una parte central del proyecto junto a la supresión de tuberías y cableado que afean este enclave único.

La previsión del Concello y de Fomento es que la rehabilitación de la muralla de O Castro arranque en otoño y dure unos siete meses. La administración central aportará el 75% del importe total, lo que supondrá un desembolso de cerca de 626.400 euros; y la local el 25% restante, por lo que su aportación rondará los 208.800 euros.