Entre los numerosos turistas que visitaron ayer las Cíes se encontraba un elitista grupo de 73 pasajeros que arribaron a bordo del crucero Sea Cloud II, un velero de gran lujo cuya visita al archipiélago por estas fechas cada año, más que en noticia se ha convertido en costumbre.

La elegante bricbarca fondeó a mediodía frente a la playa de Rodas destacando entre la maraña de mástiles de no menos de una docena de yates de distinto porte que se encontraban en el lugar, para que sus huéspedes, de los que 53 eran alemanes, 15 suizos, 3 austríacos y 2 estadounidenses, fueran transbordados a tierra en embarcaciones neumáticas y ser partícipes de una visita guiada.

El Sea Cloud II que según informa Pérez y Cía, da trabajo a 62 cualificados profesionales, arribó procedente de Bilbao, Santander y A Coruña, en el marco de un crucero de una semana de duración con final en Lisboa, en el que también pasa por Leixoes, que fue vendido a precios entre 4.000 y 8.000 euros, aunque algunos pasajeros venían desde Hamburgo combinando dos itinerarios consecutivos que sumaban 13 noches, lo que hacía doblar las tarifas.

Construido en los astilleros asturianos Godán e inaugurado en 2001, el Sea Cloud II desplaza 3.849 toneladas y mide 117 metros de eslora por 16 de manga. Su aparejo está compuesto por 23 velas que suman una superficie de 3.400 m(2). En mayo y agosto de 2020, su airosa silueta volverá a formar parte del idílico paisaje de las islas Cíes.