Manuel Reigosa fue el blanco de buena parte de los focos. Elegido para leer el bando redactado con motivo del Día de Galicia, el rector de la UVigo reivindicó el papel que la universidad ejerció desde su creación hace tres décadas en la prosperidad de su entorno. "Ha contribuido a la prosperidad de la ciudad y de toda Galicia firmando a los mejores ingenieros, abogados, economistas y los mejores humanistas de nuestra historia", proclamó. Y ahí quiere seguir.

Reigosa, en la lectura del texto, subrayó la "oportunidad" que supone contar con la "mejor promoción de egresados nunca vista" para "lanzar a Galicia como una comunidad de primera clase". "No podemos dejar pasar -Vigo no dejará pasar- la ocasión de liderar una sociedad que, basada en el conocimiento, pueda competir en el concierto internacional. La Universidad quiere estar también ahí, generando conocimiento que ayude a la competitividad de nuestra industria", añadió, en un momento en el que la institución baraja ampliar su pegada en el casco urbano, acercando -como apeló Caballero- a más alumnos y profesores al corazón de Vigo.

Algunos logros ya se han desbloqueado. Desde avanzar en el desarrollo de los coches autónomos hasta lanzar a la órbita terrestre satélites artificiales. Pero la misión, destacó, es también "construir una sociedad próspera". "Feminista", también. Alcanzado el éxito en sectores que modelaron poco a poco la anatomía económica y social de la ciudad, como el automóvil, la pesca o el naval, Reigosa quiso conmemorar también el nacimiento de la UVigo, una "pieza clave" en el músculo industrial. de Vigo. "Desde su creación, lleva dentro la condición de viguesa: comprometida con el esfuerzo, el progreso (...) sin dejar como una labor de segunda clase el trabajo codo con codo con las empresas viguesas y gallegas", subrayó el rector.