Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ordenación provisional desatasca una obra de 20 viviendas y 2,5 millones en Pardo Bazán

El proyecto se presentó en Urbanismo el miércoles, el mismo día en que el pleno aprobó el instrumento que desbloquea 50.000 parcelas en Vigo - Lo promueve Grupo Viqueira

Futuro bloque de viviendas en la calle Emilia Pardo Bazán. // Faro

Futuro bloque de viviendas en la calle Emilia Pardo Bazán. // Faro

La ordenación provisional ya deja sentir sus efectos en la ciudad. El miércoles, apenas unas horas después de que el pleno municipal diese luz verde al instrumento urbanístico que desbloquea la situación de 50.000 parcelas, el Concello recibió el proyecto para edificar un bloque de viviendas en la carretera provincial. La promotora Viqueira plantea levantar un edificio de cuatro plantas, sótano, bajo y ático en un solar situado en la confluencia de las calles Emilia Pardo Bazán, Jesusa Alfau Galván y María Victoria de la Fuente Alonso, donde hasta hace poco se alzaba una pequeña construcción.

La obra, que tiene un presupuesto estimado de 2,5 millones de euros, estaba pendiente de que la Corporación diese su placet a la ordenación provisional en el pleno. Apenas superada la votación, que prosperó con el respaldo de PSOE y PP y el rechazo de Marea y BNG, la promotora acudió a Urbanismo para entregar el proyecto, del estudio OPV arquitectura, con sede en la ciudad. Ahora está a la espera de licencia.

La promoción de la carretera provincial se convierte en una de las primeras en beneficiarse de la nueva herramienta urbanística, que tras una larga y compleja tramitación recibió luz verde del pleno a mediados de esta semana. La ordenación provisional desenroca 50.000 parcelas en manos de alrededor de 48.000 propietarios y que suman unos 23 millones de metros cuadrados (m2) susceptibles de ser urbanizables. Desde el Ayuntamiento insisten en que -junto a otras figuras urbanísticas, como la de Bouzas, Ensanche o Casco Vello- permite actuar en el 70% del suelo sobre el que se puede obrar.

Hace solo unos días los profesionales del mundo inmobiliario reconocían sus esperanzas de que la nueva figura urbanística suponga un "punto de inflexión" en el sector y blinde la "seguridad jurídica" de las promociones. Según sus estimaciones, la demanda residencial en el municipio oscila entre 700 y un millar de viviendas cada año, volumen que la ordenación provisional ayudará a satisfacer.

"Propiciará que se saquen al mercado entre 2.000 y 3.000 viviendas en los próximos tres o cuatro años. Lo normal es que Vigo sea capaz de absorber un millar al año de nueva construcción", señalaba esta misma semana el gerente de la Asociación de Constructores de Pontevedra (ACP), Javier Carballeda, después de que la ordenación provisional recibiese el visto bueno plenario.

El placet a la ordenación provisional inicia además la cuenta atrás para aprobar un nuevo Plan Xeral, que deberá estar en vigor antes de un plazo de tres años y medio. El responsable de la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein), Benito Iglesias, señalaba en los últimos días la importancia de esa figura urbanística, clave para el despegue definitivo del sector tras años marcado por la crisis, el "pinchazo" del ladrillo y la anulación del PXOM de 2008, lo que supuso la entrada en vigor del anterior ordenamiento, diseñado en 1993.

La ordenación provisional ayudará a paliar la falta de vivienda nueva que padece Vigo, donde los propios promotores reconocen que la edad del parque residencial de la ciudad presenta un "envejecimiento evidente". La promoción de la calle Emilia Pardo Bazán deja otra lectura positiva: consolida la presencia en el municipio de Viqueira, que tiene otras dos promociones en marcha a nivel local: en la zona de Fátima y San Roque.

Compartir el artículo

stats