Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manuel Reigosa Roger: "El campus está muy lejos; tener títulos en la ciudad es bueno para la Universidad y para Vigo"

Da por hecha la cesión de los antiguos edificios de los juzgados para acoger docencia, pero se plantea construir edificios nuevos con ayuda de las instituciones para "mejorar las condiciones de trabajo de los alumnos"

El rector Manuel Reigosa, en el edificio Exeria del campus, donde tiene su despacho. // J. Lores

El rector Manuel Reigosa, en el edificio Exeria del campus, donde tiene su despacho. // J. Lores

El rector aprovechará el bando del Día de Galicia para subrayar que "la Universidad ha hecho del esfuerzo su bandera" a igual que la ciudad que la acoge y en la que aspira a ser pieza clave para el desarrollo económico y social. Una misión que para Reigosa también implica el incremento de la presencia física de la institución en Vigo. Y no solo con los viejos juzgados, cuya cesión da por cerrada, sino también con nuevos edificios.

-El grado en Robótica ya ha agotado sus plazas y la primera reunión con la Xunta para que acepte el acuerdo de contrapartidas de los rectores fracasó.

-Se está retocando alguna cosa a resultas de lo que ya se habló y hay una nueva reunión el día 30. Nosotros impulsamos el acuerdo porque no podíamos aceptar que se implantase una titulación contraria a lo pactado y estábamos dispuestos a dar nuestro brazo a torcer si se llegaba a un acuerdo que es mejor para todos. Las tres universidades estaremos satisfechas.

-¿Dónde pone la consellería sus objeciones?

-Son cuestiones técnicas. No sé si el 30 ya se llegará a un acuerdo o habrá que tratar más cosas. Pero soy optimista. No voté en contra de la implantación de Robótica en el Consello Galego de Universidades, me abstuve. Di por hecho que seríamos capaces de llegar a un nuevo acuerdo. Hay cuestiones que tienen que ver con titulaciones, con entrada de alumnos y alguna flexibilidad. No quiero contar nada hasta que no sea firme pero será una buena noticia para todo el sistema universitario gallego.

-Pero si la consellería no acepta, Robótica ya está implantada.

-De hecho, ya llevaba tiempo siendo evaluada por los órganos de gobierno de la USC como Robótica. Y ahí hubo un desacuerdo con la consellería que espero solo sea puntual. Si el día 30 no hay acuerdo seguiremos intentándolo. No me sentí cómodo teniendo que decir que se incumplía un acuerdo previo. Lo lógico es que estas cosas se hagan con mucho acuerdo, debate y cariño. No damos buena imagen con desacuerdos y manifestándolos públicamente.

-Bellas Artes rechaza el grado de Diseño y Creación, entre otras razones, porque supondría recortar plazas del título ya existente. ¿Incluye alguna solución ese acuerdo de contrapartidas?

-La titulación es excelente y encaja perfectamente en el campus de Pontevedra. No podemos dejarla escapar. La única opción es crear una nueva facultad, pero dejé la puerta abierta y si Bellas Artes quiere hacerle un hueco en estos meses repensamos el tema de nuevo. La normativa obliga a retirar esas plazas pero sería algo temporal porque se está permitiendo recuperar la matrícula si hay demanda en años sucesivos. Y en Bellas Artes se quedan fuera 80 personas. Pero sí es cierto que dentro del acuerdo queremos que se mantenga la oferta actual de plazas.

-Y en Ourense se ha suspendido el doble grado ADE/Informática.

-Es una decisión de la Xunta. Hay muchos abandonos y tenemos que repensarlo para hacer una propuesta que pueda tener más éxito.

-El vicegerente de Economía ha dimitido por su desacuerdo con la gestión en este ámbito. ¿Está relacionado con el déficit de 6 millones que denuncia la CIG?

-La gestión de todos los equipos rectorales ha sido impecable y tenemos una situación absolutamente saneada. Esto lo conoce la Xunta y el ministerio. Esos 6 millones corresponden a 2018, lo que no afecta a nuestro mandato, pero yo saco la cara por esa gestión. No es un déficit real, sino contable, que tiene que ver con los fondos europeos y que se agudiza cuanto más éxito tengas. Son fondos que tardan varios años en justificarse pero que se ingresan ahora y que los investigadores ya empiezan a gastar. Y nosotros los colocamos como ingreso y gasto. Paco [Corrales], que es bienquerido y experto en contabilidad, lo sabe. Nuestra contabilidad es absolutamente escrupulosa, está auditada y no tiene ningún problema. La situación es absolutamente saludable.

-¿Dimite porque no está de acuerdo con la manera de hacerlo?

-Tendría que preguntarle a él. Como equipo de gobierno tenemos unas líneas marcadas en consonancia con nuestro programa electoral. Y si él no se siente cómodo es muy dueño de dejar el barco. Reformularemos un poco el equipo gerencial a la vuelta de vacaciones. Lo que no querría es que se hicieran llegar sombras sobre el estado económico de la Universidad. No hemos gastado más de lo que recibimos.

-En 2020 prevén aumentar el gasto en políticas de personal en 1,7 millones hasta los 3,1, ¿tienen asegurados esos fondos?

-La retención y captación de talento y la promoción son políticas principales para nosotros. Y estamos negociando con la Xunta la senda para todo nuestro mandado respecto a las limitaciones en cuanto a masa salarial y presupuestos. Por ahora estamos satisfechos. Otras cosas como la tasa de reposición dependen de que se forme gobierno en España. Aún así, quedará mucho camino por recorrer porque toda la universidad española por el parón de la crisis está muy lejos de los números ideales en personal.

-En el último Claustro la oposición le dijo que ya sabían que no le iban a dar los números para abonar las pagas "extra" y le reprochó falta de negociación.

-Y yo lo acepto, claro. La Xunta no nos dio todo lo que pedíamos respecto al presupuesto y la masa salarial y nosotros priorizamos. De todas formas, lo que nos decían era que el pago de las "extra" era ilegal. No es así, lo hacen el 87% de las universidades y la Xunta no tuvo ningún problema. Queríamos pagarla completa desde el primer año pero hemos llegado a una solución razonable. Tampoco teníamos todos los datos antes de entrar al Rectorado. Respeto a la negociación de los planes de promoción, nos enviaron un documento que era una enmienda a la totalidad y vi imposible negociar. Intentaremos hacerlo mejor la próxima vez.

-¿Ya ha cerrado con la Xunta la cesión de los antiguos juzgados?

-Tendremos los dos edificios a nuestra disposición e incluso nos darán alguna ayuda para la reforma. Por ahora solo hay un acuerdo verbal pero tanto el presidente Feijóo como el vicepresidente Rueda han tenido una postura tremendamente positiva. Probablemente alguien nos acusará de hacer algo distinto, pero en campaña dije que si podía incrementar la disponibilidad docente y la biblioteca de Torrecedeira lo haría. Y esos dos edificios nos pueden ayudar mucho a incrementar la presencia real de la Universidad en la ciudad

-¿Han decidido qué titulaciones se impartirán en los nuevos edificios?, ¿podría haber traslados allí desde Torrecedeira?

-Todavía no. Sería adelantarse mucho. Habrá que hacer una ordenación de ambos espacios para reorganizar nuestra actividad docente en la ciudad y tratarlo en los órganos de gobierno. Lo que estoy intentando es tener un espacio para nuestras titulaciones en la ciudad de Vigo.

-¿Se plantea incluso construir algún edificio con ese fin?

-Se puede pensar, sí. Ahora mismo no tenemos presupuesto ni previsión. Pero si las instituciones que nos rodean ayudan, no estoy cerrado a tener un edificio nuevo que nos permita mejorar las condiciones de trabajo de los estudiantes, muy especialmente, pero también de los profesores. El campus está muy lejos y tener títulos en la ciudad es bueno para la Universidad y para Vigo. No digo que nos lo vayamos a llevar a la ciudad, pero sí que me gustaría tener más espacios docentes en Vigo. Los campus de Ourense y Pontevedra están en una situación idílica y sus alumnos no tienen que hacer el esfuerzo diario de subir y bajar en autobús. En su momento preguntaremos a estudiantes y trabajadores porque esto no es solo una decisión de equipo de gobierno.

-¿Y qué uso se le daría a las facultades y escuelas del campus que quedasen sin docencia?

-Para que un edificio quede vacío habría que mover una titulación por completo y si eso ocurriese en el siguiente mapa de titulaciones lucharemos por tener más carreras. Además vamos a intentar que nuestro número de alumnos no baje y también a mejorar la captación. El campus es realmente espectacular, uno de los más bonitos de España y hay actividades que no dependen del problema del transporte o la cercanía a la ciudadanía. Tenemos centros conjuntos con empresas, otros puramente de investigación e incluso hay titulaciones que es más adecuado que estén en As Lagoas-Marcosende. Pero siempre estamos abiertos a mejoras en las condiciones de la comunidad universitaria. Y en este sentido, por ahora solo el tema de los juzgados está bastante avanzado.

-¿Y cómo encajan estos proyectos con su lema de menos ladrillo y más personas?

-En su momento fui crítico con los edificios de O Berbés y de Benito Corbal en Pontevedra y si tuviera que empezar ahora no estarían en nuestras prioridades. Pero les vamos a sacar partido. Lo que me hubiese gustado sería tener un edificio mayor en O Berbés para actividades docentes y presencia real de nuestros estudiantes, profesores y PAS dentro de la ciudad.

-¿Cree que Vigo puede llegar a tener una impronta de ciudad universitaria como Santiago?

-Ése sería para mí un objetivo claro, que el ciudadano note la Universidad, que sea consciente de que tiene mucho que decir y que está cumpliendo sus tres misiones: formar a egresados de calidad, investigar a alto nivel y hacer mucha transferencia a las empresas. Conviene que los ciudadanos sepan esto, porque además nos soportan con sus impuestos. Y a mí me gustaría que estuvieran orgullosos de su universidad.

-¿Ha encontrado un buen aliado en el alcalde para lograr este acercamiento a la ciudad?

--Sin duda. Desde el punto de vista de las alianzas, tenemos que trabajar con alcaldes y diputaciones de distinto color político y con la Xunta. Y estoy muy satisfecho con todas las relaciones institucionales, todos ven la universidad como algo bueno para el país. Abel es un aliado de primera línea, fue el primer catedrático de la Universidad de Vigo y entiende perfectamente lo que es. Veremos qué cosas se pueden cristalizar, pero todas ellas son de interés para la Universidad y esperamos que también para la ciudad.

-¿También podría haber docencia en el Faraday de la ETEA?

-Es una pieza muy importante por la que llevamos esperando más de una década y que complementará el puzle de nuestra investigación y acogerá la universidad de verano. Las instalaciones solo permitirían docencia de máster y sería un lugar muy atractivo para atraer estudiantes de otros países. Pero no hay ninguna decisión al respeto.

Compartir el artículo

stats