Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El túnel del centro Vialia dobla su coste

Pacto económico para el túnel y viales entre la estación de buses, centro comercial, Lepanto y AP-9 -Las infraestructuras previstas aumentan su factura en 6,3 millones y se añaden obras de urbanización y mejoras por otros 3,8 -La licitación, a finales de verano

Estado de las obras del futuro complejo Vialia, en Urzáiz,  // Alba Villar

Estado de las obras del futuro complejo Vialia, en Urzáiz, // Alba Villar

La construcción de los accesos que enlazarán Vialia, la futura estación de autobuses, la calle Lepanto y la AP-9 da un paso clave. Las tres administraciones implicadas en el proyecto -Concello, Xunta y Adif- acaban de alcanzar un acuerdo económico que despeja la financiación de las infraestructuras. Durante una reunión celebrada el miércoles, representantes del organismo estatal, autonómico y local cerraron un pacto que ahora deberá sustanciarse con una adenda al convenio que recibió el aval del Consejo de Ministros hace más de un año, en abril de 2018. La principal novedad de ese añadido es el aumento del presupuesto perfilado en su día: de los 10,7 millones de euros calculados en 2017 se pasará, finalmente, a 21,4 millones, cantidad que -al igual que se acordó entonces- aportarán entre los tres organismos públicos.

El proyecto incluye un túnel de salida desde Lepanto a la autopista, una conexión entre la AP-9 y la estación de buses y un enlace directo de entrada y salida de vehículos particulares y de carga y descarga entre la autopista y Vialia. La actuación también contempla derribar el viaducto actual que atraviesa la calle Alfonso XIII. En conjunto esas cinco intervenciones sumaban 10,7 millones de euros. Su revisión -que ha disparado el coste de algunas obras- y otras medidas añadidas, como el balizamiento y la señalización, han encarecido el presupuesto inicial en 6,3 millones hasta acercarlo a 17 millones.

A esas intervenciones, ya previstas, se añaden ahora otras tres que costarán en conjunto 3,8 millones no contemplados inicialmente: los accesos con escalera mecánica desde la plaza al centro Vialia y la estación de buses, que requerirán un desembolso de 900.000 euros; la urbanización de espacios aledaños, por 1,2 millones; y una partida de 1,7 millones que servirá para la reforma de la plaza de la estación, el vial que enlaza Urzáiz con Lepanto y la restauración de la fachada de la antigua estación de ferrocarril, una pieza de 1881 que, a pesar de contar con la categoría de Bien de Interés Cultural (BIC), lleva casi dos décadas desmontada en Redondela. A principios de año el Concello ya avanzó que el frontal se incorporará en un lateral exterior del complejo diseñado por el arquitecto Thom Mayne. Las tres instituciones han acordado también el "tratamiento homogéneo" del entorno para que toda la zona presente un aspecto integrado.

El presupuesto anunciado en 2017, cuando se fijaba el coste global en 10,7 millones, contemplaba que Adif asumiese el 62% del gasto, el Concello el 22% y la Xunta de Galicia el 16% restante. Al alterarse las partidas de cada actuación, el reparto global de costes resulta ahora ligeramente alterado: la aportación del organismo estatal se vería aumentada hasta el 68%, la autonómica se mantendría en un 16% y la del Ayuntamiento se recortaría al 16%.

El organismo municipal será el encargado de licitar los contratos, trámite que llevará a cabo en cuanto disponga de los pliegos. El cronograma que maneja Praza do Rei pasa por que la licitación de las obras de los accesos esté en marcha a finales de verano. La adenda al convenio original -en la que se recogerá el incremento de costes- podría tardar algo más, pero en cualquier caso estará concluida antes de que resulten adjudicados los contratos.

Los planes de las tres administraciones pasan por que los enlaces estén a punto para el estreno de Vialia. Su promotora, Ceetrus, prevé terminar la estructura del edificio hacia febrero de 2020 e inaugurar a comienzos de 2021. Un cronograma similar seguirá la estación de buses que costea la Xunta. El inicio de las obras se esperaba para finales de junio, aunque la demora en la autorización de Fomento -según Infraestruturas- las ha retrasado. Los trabajos durarán 18 meses.

Compartir el artículo

stats