Nueve meses de prisión por un delito de lesiones. Esta es la condena que impone la magistrada de Penal 1 a un vigués por agredir a un anticuario al que reclamaba el pago de una deuda. La jueza absuelve a la víctima, acusada por su agresor, al estimar que sólo "se defendió". La sentencia incluye también que el condenado debe indemnizar al herido en la cantidad de 2.002 euros por las lesiones.

Los hechos tuvieron lugar el 24 de octubre de 2017 en un establecimiento de venta de antigüedades en la Avenida de la Atlántida. El condenado, que reclamaba el pago de una deuda, empujó a la víctima que se cayó al suelo y se golpeó en el hombro, y ya en el exterior del local, le propinó un puñetazo en la casa, por lo que se cayó al suelo y se golpeó en la cabeza.