Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los mercadillos de Bouzas y Coia rozan el lleno a los tres años de su reapertura

Entre ambos suman 290 puestos, con una ocupación del 81% - El Ayuntamiento pasó a gestionar la venta ambulante tras el altercado entre vendedores y el tiroteo en la VG-20

Los mercadillos de Bouzas y Coia rozan el lleno a los tres años de su reapertura

Los mercadillos de Bouzas y Coia rozan el lleno a los tres años de su reapertura

En octubre de 2015 el funcionamiento de los mercadillos de Bouzas y Coia cambiaba radicalmente a raíz de los enfrentamientos entre "morones" y "zamoranos" en el que un integrante de estos últimos resultó herido de un balazo durante un tiroteo en la VG-20. Esta situación llevó al Concello a suspender sine die estas ferias a modo de precaución, ya que no se podía "garantizar la seguridad". Diez meses después, el gobierno local reabrió la celebración de estos mercadillos y se puso al frente de la gestión de los mismos con una nueva normativa que rompía con la hasta entonces autorregulación de los mercadillos. Esta serie de filtros motivó que en 2016 tan solo 53 vendedores en Bouzas y 30 en Coia ocupasen sus puestos tras la reapertura. La situación mejoró levemente en 2017 con 117 y 75 tenderetes respectivamente. Han tenido que pasar tres años para que las cifras de ocupación de las ferias más populares de la ciudad rocen el lleno. El mes pasado, según los datos que maneja el Concello de Vigo, solo estaban libres 73 de los 362, un escaso 19%.

En estos momentos, el Concello cuenta con un censo único de toda la venta ambulante. Hay 298 vendedores en total, entre los mercados de Coia y Bouzas -muchos de ellos operan en ambos recintos- y las romerías. Así mismo, continúa trabajando "para regular" los que están en terrenos privados, como puede ser el de San Cosme.

En el caso de Bouzas, la zona de textil es la que abarca mayor número de puestos así como de ocupación, son 75 los comerciantes que colocan sus productos de los 80 disponibles. Le sigue la zona de zapatería, con solo uno de los 11 puestos vacantes, mientras que la zona de alimentación -donde las estructuras son más grandes- cubre la mitad de las 28 plazas designadas.

El ambiente en Coia será más agitado ya que solo 21 de los 122 puestos están libres. Las zonas de textil y complementos son las más pobladas.

La aperturas de ambos recintos feriales vino acompañada de cambios importantes en su organización. Praza do Rei obligó a que todos los vendedores deben estar dados de alta en la Seguridad Social y si es necesario en el censo del IAE. Se les exige además que tengan un seguro de responsabilidad civil y que cumplan con la normativa que se aplique a cada mercancía. Los ambulantes también deberán hacer frente al pago de tasas y tributos que fija la ordenanza para afrontar los gastos -seguridad, limpieza, etc.- que fija la ordenanza.

Para poder optar a uno de los puestos vacantes es necesario presentar todas estas credenciales ante la concejalía correspondiente. Actualmente, el número de autorizaciones en trámite es anecdótico ya que el ritmo de gestión se redujo de forma notable y se gestionan "en cuanto llegan". Destacan también fuentes municipales que no se ha interpuesto multa alguna por incumplimiento de las mismas ya que "si no cumplen inicialmente con estos trámites, no reciben el permiso".

Compartir el artículo

stats