13 de junio de 2019
13.06.2019

El juzgado absuelve al anciano "rayacoches" de Vigo por los trastornos psíquicos que padece

Se le aplican dos años de internamiento y debe pagar 5.000 euros por los daños

13.06.2019 | 11:27
José Antonio V.V. a su salida de los juzgados de Vigo // Alba Villar

Con cuatro causas judiciales pendientes y un reguero de decenas de afectados, José Antonio V.V., el anciano "rayacoches" que aterrorizó con sus fechorías al barrio de O Calvario, respondió esta mañana por uno de estos casos. Lo hizo en el Juzgado de lo Penal número 1 de Vigo, donde tenía un juicio pendiente por rayazos a una docena de vehículos en 2017, a plena luz del día, en la calle Doctor Carracido de la ciudad olívica. El octogenario, actualmente ingresado en una residencia de Tui, fue absuelto al considerársele exento de responsabilidad penal por la aplicación de una eximente completa por su vulnerabilidad psíquica. Por ello, no tendrá que pagar la multa, pero se le aplica una medida de seguridad de dos años de internamiento en el centro donde ya está, condicionada a seguir con el tratamiento psiquiátrico. Debe abonar la responsabilidad civil a los afectados por los desperfectos en los coches, que suma unos 5.000 euros. La vista se celebró a puerta cerrada. Además, la Fiscalía iniciará el proceso para incapacitarlo civilmente.

El acusado compareció en una vista de conformidad ante la juez después de que los forenses, a raíz de un examen psicológico, resolviesen que tiene capacidad de comprensión y entendimiento para afrontar una vista de estas características. Pero el citado informe, según su abogada de oficio Patricia Carro, incidió en que hombre sufre una situación de vulnerabilidad psiquica "evolutiva, crónica e irreversible ". Concretamente, señala que los forenses le diagnosticaron un trastorno de base de personalidad, otro depresivo y "posible demencia". De ahí la aplicación de la eximente. En la actualidad está ingresado en una residencia, por orden judicial, de forma involuntaria. Pese a ello, la letrada concretó que su cliente está "a gusto" en el centro, donde además está siendo tratado psiquiátricamente.

El juicio de Penal 1 no es el único procedimiento que tiene pendiente este hombre que durante años se dedicó a rayar coches e introducir palillos en las cerraduras de vehículos y portales en el barrio de O Calvario. Otro caso, con más de 60 afectados, se investiga en el Juzgado de Instrucción número 7 de Vigo y dos más, en Instrucción 1. En esta última sala fue citado también hoy para comparecer.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca
Comeza un ano máis o Concurso Illas Cíes no que os nenos e nenas de Vigo nos contan como ven eles as Illas Cíes