07 de junio de 2019
07.06.2019

Un pecio flotante expulsado de Cíes

Un remolcador atraca obligado en Areal tras intentar el fondeo en la isla tirando de un buque ruinoso

07.06.2019 | 01:40
Imagen del maltrecho buque hospital francés remolcado ayer hasta el Transversal Este. // R.G.

Fondeo vacío con ciclogénesis explosiva soplando vientos de 110 km/h. Muchos vigueses todavía no se han acostumbrado a unas aguas de Cíes con la panorámica de ayer, sin ningún barco al abrigo, pero es la segunda vez desde que a finales del pasado febrero entró en vigor una nueva normativa.

Una instrucción que el Puerto y Capitanía Marítima diseñaron para acabar con el uso interesado de este fondeadero por barcos en ruta a otras terminales y controlar que permanezcan anclados cumpliendo las máximas exigencias de seguridad en salvaguarda del parque nacional. El resultado de su aplicación salta a la vista, sin embargo, con ocasión de este nuevo temporal que azota la ría viguesa surgió un episodio que da la razón a quienes desde puestos de la administración del tráfico marítimo avisan de la conveniencia de "no bajar la guardia", o de lo contrario, estas sensibles aguas seguirán expuestas a incidentes con daños en el medio ambiente.

Se refieren a la entrada en la ría del remolcador Multratug 18 que pasaría sin llamar la atención de no ser por lo que arrastraba: un antiguo buque hospital militar francés de 101 metros de eslora de nombre FS Rance A618. Construido hace 55 años y dado de baja en 1997, desde entonces la única arriesgada misión asignada a este herrumbroso casco consistió en actuar de rompeolas en Saint Mandrier, en Toulun.

Con esta ruina flotante a popa pretendía el remolcador fondear frente a Rodas. Durante horas intentó conseguir la autorización, según distintas fuentes, alegando que permanecería el tiempo justo hasta mejorar las condiciones de mar. Algunos servicios portuarios como el de Amarradores y Remolcadores permanecieron toda la mañana pendientes de este buque. Al final desistió, para el Puerto, a consecuencia de recordarle al capitán la prohibición de fondear en la isla con trenes de remolque, como recoge la normativa.

Esta circunstancia ya se contemplaba en la instrucción anterior a la modificada ahora, "otra cosa es que se hiciera cumplir", subrayan desde la Autoridad Portuaria. De todos modos, para la institución lo relevante de haber obligado al Multratug 18 a atracar en los muelles es la ganancia en seguridad por el riesgo de que el maltrecho casco pudiera acabar desguazado contra Rodas. Con este esqueleto afeando la playa de la joya insular.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca
Comeza un ano máis o Concurso Illas Cíes no que os nenos e nenas de Vigo nos contan como ven eles as Illas Cíes