07 de junio de 2019
07.06.2019

Dornier requiere al Concello 1,3 millones por la liquidación de su último contrato

La concesionaria de la zona azul reclama las diferencias entre lo recaudado y el precio del servicio -"Al firmar el nuevo contrato, no se liquidó el de 2014", afirma

07.06.2019 | 01:40

El Juzgado de lo Contencioso número 2 de Vigo acogió ayer la vista entre el Concello de Vigo y la empresa Dornier, concesionaria de la zona azul de la ciudad. El motivo de la demanda radica en la reclamación de una serie de facturas complementarias por la liquidación de su último contrato y equivalente a poco más de 1,3 millones de euros. Estos cargos corresponden a las diferencias entre la recaudación y el precio del servicio.

Concretamente, la cuantía que se requiere el ayuntamiento vigués versa por los años 2014 a 2018, tiempo en el que Dornier gestionó de forma provisional tras haber anulado el TSXG la concesión. Como testigo declaró el delegado de la adjudicataria en Galicia, quien afirmó que esta explotación provisional sería algo "temporal" pero se alargó mucho en el tiempo, lo que podría generar "deudas" . "El objetivo es que tener en seis meses un nuevo contrato. Mientras esto no sucedía, nosotros seguiríamos con la gestión de la zona azul", aseguraba en la vista el delegado. Pero llegó abril de 2018, momento en el que Dornier decidió emitir las facturas por la liquidación de este contrato. "Se estaba terminando el periodo del contrato provisional y no sabíamos si seguiríamos o no seguiríamos; además se estaba produciendo un desequilibrio porque había menos plazas de zona azul debido a las humanizaciones", sostiene el delegado.

"A contrarreloj"

A preguntas del letrado de Dornier sobre la emisión de la totalidad de las facturas en abril de 2018, el testigo reiteró que se encontraban en una situación "a contrarreloj". "El problema vino cuando vemos que pasan los meses y seguimos sin contrato, no sabíamos muy bien en qué punto jurídico nos encontrábamos y en base a eso surgió la posibilidad de emitir las facturas pero viendo que el nuevo contrato se retrasaba y que no liquidábamos ese contrato, y en vista de que íbamos a firmar uno nuevo, ya no podíamos esperar más para liquidar el de 2014. Por ello decidimos emitir las facturas sin esperar a que el ayuntamiento dijese nada porque hasta el momento nunca habían dicho nada. Cuando firmamos el nuevo contrato, no se habló del anterior; no se liquidó el contrato de 2014", apuntó.

¿Cómo funciona la emisión de habitual de facturas por parte de la concesionaria? Según relató el delegado, Dornier emite de forma mensual facturas completamentarias al Concello. "Cada mes se entregan informes al ayuntamiento con la recaudación de los parquímetros, pero si esta cantidad está por debajo del precio del servicio se generan estas facturas complementarias, para igualarlo al precio del contrato", explicó durante la vista. Por su parte, el letrado del Concello defendió que en el pliego de la concesión, concretamente en el punto 3 se preveían facturas anuales y no mensuales, a lo que el delegado destacó que "desde el año 2007 llevamos presentando el mismo esquema de liquidación".

Además del delegado de Dornier también acudió como testigo el jefe del área de movilidad y seguridad del Concello vigués quien reconoció "problemas de implantación del nuevo contrato". ¿Las razones? El mantenimiento de los mismos parquímetros desde el inicio de la concesión así como la huelga que durante meses tuvo parado el servicio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
selectividad 2018 Galicia

Toda la información sobre la selectividad

Consulta aquí toda la información sobre las pruebas de acceso a la Universidad: notas de corte, resultados y noticias


Finalizou o Concuro Illas Cíes no que os nenos e nenas de Vigo traballaron para contar como ven eles as Illas Cíes