29 de mayo de 2019
29.05.2019

Quinteiro Fiuza: "Hoy se habla mucho del interés general y poco del bien común"

El obispo de la Diócesis de Tui-Vigo reivindica la dimensión social del empresario

29.05.2019 | 01:19
Quinteiro Fiuza diserta sobre el bien común. // M.G. Brea
El obispo Luis Quinteiro (en el atril), durante la conferencia en el Círculo de Empresarios. // Marta G. Brea
Conferencia del Obispo de Tui-Vigo en el Círculo de Empresarios de Vigo. // M.G. Brea

Hace ocho años, coincidiendo con su llegada a la Diócesis de Tui-Vigo, el obispo Luis Quinteiro Fiuza, acudió al Círculo de Empresarios de Galicia en Vigo para conversar por primera vez con las fuerzas económicas de la ciudad y ayer volvió al mismo foro para pronunciar una conferencia sobre "La función social de los empresarios".

"Hoy se habla mucho del interés general y poco del bien común", aseveró el obispo durante su intervención ante un centenar de asistentes al almuerzo-coloquio entre los que no faltaba ningún representante institucional ni económico de la ciudad. Entre ellos, el alcalde de Vigo, Abel Caballero; la presidenta de la Diputación, Carmela Silva, o el delegado de Zona Franca de Vigo, David Regades. "Hoy se exige que los prelados modernicen su mensajes, se adapten al complejo mundo de la comunicación tecnológica, asuman el reto de moverse en la selva mediática y ostenten una sabiduría y una virtud que constituyen ya la fuente principal de su liderazgo moral", afirmó Josefina Fernández, consejera delegada de DomusVi en su presentación, donde recordó que el obispo es "un gran intelectual y filósofo".

"Las empresas son agentes productores del bien común, crean riqueza para toda la sociedad, no solo para los propietarios, y además de esa función económica tienen una social creando oportunidades de encuentro, de colaboración de todas las personas implicadas", dijo el obispo, que hizo un breve repaso por la historia de la doctrina social de la Iglesia, que estableció como bases fundamentales los principios del bien común y del destino universal de los bienes: "Es uno de los legados más consistentes e iluminadores del magisterio de la Iglesia en su diálogo con el mundo del siglo XXI".

Quinteiro Fiuza centró su discurso en la dimensión social del empresario con constantes referencias a la ciudad de Vigo, que destacó como una "excelente escuela de empresarios" ante numerosas autoridades entre las que se encontraban el presidente de la Autoridad Portuaria, Enrique López Veiga; el delegado de la Xunta en Vigo, Ignacio López-Chaves; la presidenta del Consello Económico e Social, Corina Porro, o el presidente del Celta, Carlos Mouriño, entre otros.

El prelado señaló que "aquellos que tienen responsabilidad de Gobierno están obligados a fomentar el bien común" y lamentó además que "hoy se habla mucho del interés general y poco del bien común", que recordó que es "un deber de todos los miembros de la sociedad".

Entre ellos, los empresarios, a quienes pidió que "no podemos perder el capital humano, que es el elemento decisivo del progreso económico". Al respecto, citó una charla que mantuvo con el presidente de México, Felipe Calderón, quien le dijo que su país era una gran nación pero que había perdido elementos fundamentales del progreso como la cohesión. "Vivir en una ciudad como Vigo, un espacio absolutamente confortable en todos los ámbitos, especialmente el humano, es un regalo, muchas veces olvidado", aseveró.

De hecho, recordó que "una de las cosas que más me llamó la atención tras mi llegada fue que aquí no hay barrios de exclusión". "A mi modo de ver tiene unas perspectivas no ideales pero muy satisfactorias, tenemos el privilegio de tener una sociedad maravillosa en camino", añadió Quinteiro, que bromeó sobre una hipotética visita del papa Francisco a Vigo, coincidiendo con el Año Xacobeo de 2021. "Sería el hombre más feliz si lo viese en Vigo, aquí se encontraría muy a gusto", dijo.

Gratuidad

El obispo consideró transcendental plantear el tema de la "gratuidad en la nueva era de la globalización", como "una cualidad de toda acción humana". "La doctrina social de la Iglesia no ha dejado nunca de subrayar la importancia de la justicia distributiva y social para la economía de mercado. Si el mercado se rige únicamente por el principio de equivalencia del valor de los bienes que se intercambian no llega a producirse la cohesión social que necesita para su buen funcionamiento", destacó. "Sin formas internas de solidaridad y confianza recíproca, el mercado no puede cumplir plenamente su propia función económica", afirmó.

"La economía que se basa solo en el provecho particular no alcanza sus objetivos y vosotros lo sabéis bien", dijo interpelando a los empresarios. "La globalización ofrece la posibilidad de una gran distribución de la riqueza pero si se gestiona mal puede incrementar la pobreza y la desigualdad", incidió el obispo, que finalizó citando unas palabras del papa Francisco en las que recordaba que "hoy tenemos que decir no a una economía de la exclusión y la iniquidad, esa economía mata".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
selectividad 2018 Galicia

Toda la información sobre la selectividad

Consulta aquí toda la información sobre las pruebas de acceso a la Universidad: notas de corte, resultados y noticias


Finalizou o Concuro Illas Cíes no que os nenos e nenas de Vigo traballaron para contar como ven eles as Illas Cíes