12 de mayo de 2019
12.05.2019

Un 'contra NODO' rescatado del olvido

El MARCO exhibe a partir de la próxima semana un documental histórico impulsado por Antón Beiras y filmado en 1951

12.05.2019 | 04:07

En plena dictadura franquista, el intelectual galeguista Antón Beiras se propuso crear un archivo documental de lo que ocurría en Galicia para mostrarlo al exilio. Una de las películas, recuperada fotograma a fotograma pese a estar casi desahuciada, muestra momentos históricos como el ingreso de Manuel Gómez Román en la Academia Galega o una visita a la recién inaugurada Galaxia, todo ello en la Galicia y sobre todo el Vigo de la incipiente década de los 50.

Entre las joyas que atesoran los descendientes del matrimonio formado por la maestra Antía Cal y el oftalmólogo Antón Beiras ha surgido un documental histórico que muestra la intensa actividad galeguista en la década de los 50 a pesar de la dictadura franquista. La película, que se exhibirá a partir de la próxima semana en el museo MARCO al mismo tiempo que las obras de la colección "Destacados" de Telefónica, fue hallada dentro de una caja de latón junto a otras dos que también forman parte del proyecto ideado por Antón Beiras para crear un archivo documental de lo que ocurría en Galicia a modo de "contra NODO" para mostrárselo a los gallegos en el exilio. La primera de las cintas, restaurada hace casi veinte años, mostraba los paseos rosalianos a los que acudían los galeguistas de la época, entre ellos Francisco Fernández del Riego, Pura Vázquez o Antía Cal. La segunda trata sobre los carnavales de Aldán y la tercera cinta se quedó en el olvido, casi desahuciada dado el mal estado de la película. "Estaba avinagrada, deshidratada y nadie se atrevía a meterle mano y hacer un proceso de digitalización porque el rollo se deshacía en las manos", admite Miguel Piñeiro, director y productor del proyecto además de yerno de Antía Cal y el desaparecido Antón Beiras.

Tras consultar con empresas de Madrid, Lisboa e incluso de California -que le dieron un presupuesto de 100.000 dólares para acometer la restauración pero sin garantizar un resultado-, Piñeiro decidió que su productora, Atlantis Multimedia, asumiría la tarea. Poco a poco, a lo largo de casi seis meses, escanearon uno a uno hasta 16.589 fotogramas de 118 secuencias.

El primer visionado de lo que escondía aquella caja de latón confirmó que el esfuerzo había valido la pena. "Aparece Antón Beiras con Celso Emilio Ferreiro, Xosé María Álvarez Blázquez e Xaime Illa Couto. También el ingreso en la Real Academia de Manuel Gómez Román y un reportaje de quince minutos sobre él, con imágenes de su estudio, de las obras que hizo y de lo que proyectaba, como la catedral", relata Piñeiro,que aclara que Gómez Román no pudo hacer el discurso de ingreso porque era en gallego. También se filmó una visita a la recién inaugurada Editorial Galaxia, una comida de homenaje a los miembros del Centro Galego de Buenos Aires en el que intervienen, entre otros, Valentín Paz Andrade y Martínez Risco o actos en recuerdo de Curros Enríquez y Emilia Pardo Bazán, entre otros.

En definitiva, un documento único sobre los intelectuales galeguistas que en los años 50 sortearon las imposiciones del franquismo y combatieron la represión de la lengua y la cultura gallegas.

"El objetivo de Antón Beiras era mantener encendida la llama de la identidad, del idioma y la cultura y eso fue lo que hacían esas tres películas", subraya Piñeiro. Era 1951 y en la inmensa mayoría de los hogares no había televisores y mucho menos cámaras, lo que añade valor al trabajo realizado por el intelectual galeguista. "Lo único que había entonces era la prensa, la radio y el NODO que se hacía en el régimen, nada más", apuntó.

"Mi padre tenía la idea de hacer una compañía, incluso tenía el nombre de 'Alborada Films'", explicó Antón Beiras Cal, que destacó el "trabajo tremendo" realizado por su cuñado, Miguel Piñeiro, en la restauración de la cinta. "El celuloide estaba completamente podrido, se rompía al tocarlo", recuerda Beiras Cal.

Del prolífico trabajo de sus padres por la cultura gallega, surgió también un libro hallado en un trastero tras haber estado perdido durante décadas y que fue publicado en formato facsímil. Con el mismo título que le dio Antía Cal, "A arte e a súa historia", el libro fue ideado por la maestra para contar a sus hijos y despertar en ellos la curiosidad y el amor por el arte.

"Todos estos legados son joyas, desde luego, pero ponerlas en valor y difundirlas requiere un esfuerzo muy grande. Estamos felices de que se exhiba la próxima semana en el MARCO porque, al fin y al cabo, eso es lo que ellos querían cuando lo rodaron", concluyó Piñeiro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Finalizou o Concuro Illas Cíes no que os nenos e nenas de Vigo traballaron para contar como ven eles as Illas Cíes