Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aena investiga la orden de parar un avión en pleno despegue en Vigo

La nave de Air Nostrum tenía autorización y rodaba ya a100 km/h - El controlador rectificó y le contraordenó que no arrancara

Aena investiga la orden de parar un avión en pleno despegue en Vigo

Aena investiga una extraña incidencia ocurrida el pasado viernes en Peinador después de que un controlador obligará a frenar a un avión de Air Nostrum cuando estaba en plena carrera de despegue y circulaba a 50 nudos (casi 100 km/h). Según pudo saber este periódico por fuentes de toda solvencia, la torre justificó al comandante que no pudo ver que ya había arrancado e iniciado la maniobra debido a la falta de visibilidad del primer tramo de la pista en la cabecera Norte desde el que salía el avión, probablemente por la arboleda de los terrenos anexos (en el gráfico). Hubo un cambio del plan de vuelo y la intención de la torre era dar paso a otro avión que se venía hacia Peinador pese a que antes ya había autorizado la salida del Vigo-Valencia afectado. "Se investigará igual que cualquier otro incidente de tránsito aéreo", informan desde el gestor aeroportuario. Desde Ferronats, empresa que gestiona la torre de control, declinaron hacer declaraciones.

Sobre lo ocurrido, Aena confirma que "hubo una actualización del plan de vuelo y el controlador decidió cancelar el despegue". Pero el gestor aeroportuario omite entrar en valoraciones. "Si hubo algún error o algún aspecto a mejorar en el campo de vuelo, es la investigación de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa) la que lo determinará", afirman.

Sobre la supuesta falta de visibilidad en ese punto que alegó el controlador, desde Aena lo confirman, pero aseguran que ya se tomaron medidas. "El aeropuerto de Vigo dispone de unas cámaras que enfocan a la cabecera de pista y sirven de ayuda al controlador".

La orden de no iniciar el despegue cuando ya se lo habían autorizado y estaba rodando a 100 km/h cogió por sorpresa al comandante, ya que no había ningún peligro inminente y la nave podría haber ido al cielo sin problema alguno. Pero en la torre de control no se habían percatado de que el avión Vigo-Valencia de última hora del día estaba ya en marcha y los controladores -según ha podido saber este diario- le transmitieron luego por radio que pensaban que la nave seguía parada en la cabecera Norte. Su intención era dar paso primero a un avión de Iberia que se aproximaba a la terminal olívica. De hecho, su contraorden -segundos antes habían autorizado el despegue- no fue que abortara la maniobra, sino que no arrancara. Una confusión que atribuyeron al citado punto ciego.

El comandante, alertado por la instrucción de que no saliera cuando estaba ya acelerando para levantar el vuelo y había recorrido varios metros de pista, frenó el avión y abortó el despegue. Su malestar por esta circunstancia fue mayúsculo. Y, particularmente, tras exponerle el motivo por el que le habían obligado a parar y la posterior instrucción de que debía abandonar la pista para permitir el aterrizaje de la otra nave que llegaba a Vigo.Este problema, aseguran fuentes conocedoras el aeropuerto olívico, no es nuevo, aunque hasta ahora no habría causado incidencias. O al menos no trascendieron públicamente.

La aerolínea Air Nostrum, por su parte, sí confirmó a preguntas de este periódico que la torre mandó parar al avión que despegaba hacia Valencia cuando rodaba ya a 50 nudos por la pista de Peinador para dar paso a un avión que se aproximaba al aeropuerto. Un imprevisto que -aseguran- provocó un retraso de 40 minutos en su vuelo. La aerolínea se limitó sin embargo a confirmar los hechos pero sin profundizar ni aclarar si el motivo esgrimido por los controladores fue la falta de visibilidad desde la torre u otra circunstancia. Será la investigación de la Agencia Estatal de Seguridad la que arroje luz sobre lo ocurrido.

Compartir el artículo

stats