Dos gallegos en la descarnada lucha por el Trono de Hierro. El vigués David Álvarez y el pontevedrés Tomás Torres han dejado su impronta en una de las series más aclamadas de la historia televisiva: Juego de Tronos. La producción de la cadena norteamericana HBO afronta su última temporada y ellos, que son parte de la gran familia de GOT (acrónimo en inglés de Game of Thrones), siguen con pasión cada nuevo capítulo. Difieren sobre el arranque de la octava temporada, pero coinciden - en parte- sobre cuál será el final de la trama que ha enganchado a millones de espectadores en todo el mundo. Ninguno de ellos ve a Jon Snow como gobernante de los Siete Reinos, sino que le vaticinan un futuro más tenebroso.

Estos dos jóvenes participaron como figurantes en la gran batalla del capítulo "Botines de Guerra" donde compartieron plano con Daenerys Targaryen y Tyrion Lannister. Sin embargo, sus caminos hacia "Poniente" han sido distintos.

David Álvarez es un gran seguidor de la serie. Tanto que al saber que el rodaje recalaría en España intentó en varias ocasiones de hacerse un hueco como extra, aunque sin suerte. "Un día vi que necesitaban figurantes urgentemente y pensé: a ver si esta vez toca". Y así fue: a los 15 días le llamaron. No le dieron ningún dato más, solo que debía presentarse en Cáceres.

"El primer día entré de los primeros en la prueba de vestuario. No sabía si iba para Stark, para Lannister... aunque sospechaba que podía ser para dothraki. Y sí. Me quedé sobrecogido en cuanto Michele Clapton (la responsable de vestuario de la serie) se plantó delante de nosotros y dijo: "Estáis perfectos", explica el vigués.

El pontevedrés Tomás Torres, segundo por la derecha, en una escena de "Botines de Guerra". // Cedida HBO

El "fichaje" de Tomás Torres se debió a una extraña carambola. Estaba con su novia en el festival Horteralia de Cáceres cuando alguien se le acercó y le espetó: "¿Quieres estar en Juego de Tronos?". "No me vaciles. A cualquiera le gustaría", fue la respuesta del pontevedrés, que días después tenía una oferta en firme para participar en el rodaje.

Estos dothrakis gallegos destacan por su físico: morenos, tupida barba, pelo largo y una complexión vigorosa. Tomás, con casi 1,90 metros de altura, acabó ejerciendo de guardia personal de Tyrion Lannister, mientras que David demostró su dominio de las artes marciales en el combate entre las huestes de "Khaleesi" y sus dragones contra el ejército de Jaime Lannister y los Tarly.

Vencieron en el combate más encarnizado por el Trono de Hierro

David y Tomás pueden presumir de haber luchado en "la batalla con mayor despliegue técnico de la historia de la televisión", describe la HBO. Es la primera en la que los dragones entran en combate y despliegan todo su potencial con un infierno de llamaradas. De hecho, la secuencia ha batido el récord mundial de mayor número de especialistas ardiendo en un set de rodaje: hasta 73 actores envueltos en fuego, destacan los productores de la serie.

El Monumento Natural de Los Barruecos, en Malpartida de Cáceres, fue el lugar escogido por la productora para grabar escenas de "Botines de Guerra", el cuarto capítulo de la séptima temporada. El rodaje se desarrolló entre los meses de noviembre y diciembre de 2016.

El pontevedrés Tomás Torres, primero por la izquierda. // Cedida HBO

"Allí estaba, en medio de un campo a las 6 de la mañana en diciembre con algo de ropa de cuero y nada más", recuerda Tomás, al que contrataron para cinco días que se convirtieron en ocho. "Tuve muchísima suerte porque compartí cámara con Tyrion y Daenerys ", comenta con orgullo. El pontevedrés guarda un grato recuerdo de Nikolaj Coster, el actor de interpreta a Jaime Lannister: "Era el más majo y cercano. Se preocupaba por los extras. Hasta vino a vernos cuando estábamos comiendo". Tomás charló brevemente con Emilia Clarke (Khaleesi) y Peter Dinklage (Tyrion), de los que destaca su trato cortés y afable.

David también compartió escenas con Emilia Clarke, a la que describe como "simpática" y "bromista", aunque no llegó a entablar conversación con ella. Destaca positivamente Jerome Flynn, que da vida a Bronn de las Aguasnegras, y recuerda una anécdota: "En un momento del rodaje, Bronn caminaba de espaldas y detrás tenía un maniquí que simulaba un cadáver. Él seguía andando sin darse cuenta... yo quería advertirle pero no sabía si le podía hablar.... Pisó el maniquí y casi se cae. Nos miramos: yo en plan "uf" y él en plan "¡ostras!"... Se incorporó, miró al maniquí y dijo "sorry". Todos empezamos a reír". El vigués fue contratado por quince días que se convirtieron en casi un mes debido al mal tiempo que estiró el calendario.

Los dothraki gallegos rememoran las largas jornadas de grabación y las horas muertas de espera. También ensalzan el trabajo de los especialistas. "La batalla era casi real. Nos entrenaron una tarde unas cuantas horas para realizar una especie de coreografía", explica David quien tiró de su experiencia en artes marciales y que recibió una felicitación por su buen hacer.

"Como éramos unos 20 contra 200, repartíamos leña. La misma dirección del rodaje les dijo a los lannisters: "A los dothrakis , comenta entre risas el vigués.

El resultado de estas largas e intensas jornadas de rodaje se resume en 24 minutos de pura acción que culminan con el triunfo "abrasador" de Khaleesi y sus dragones, bien flanqueada por sus dos dothrakis gallegos.

¿Quién se sentará en el Trono de Hierro?

Ninguno de ellos se ha perdido el regreso de la serie. "Espectacular. Cumplió mis expectativas e incluso las superó", dice entusiasmado David Álvarez. Su compañero de batalla no coincide con él: "Me esperaba un poco más como arranque de temporada. Creo que están abonando el terreno para lo que se avecina", valora Tomás Torres.

Tanto David como Tomás tienen claro que muchos personajes se quedarán por el camino en esta temporada final. Comparten que "va a morir mucha gente" y, a partir de aquí, cada uno esboza el desenlace que esperan.

"Jon Snow no será rey, al menos no de los Siete Reinos. Creo que la figura del Rey de la Noche es cíclica y pienso que acabará ocupando ese lugar. El Trono de Hierro será para Daenerys, aunque me gustaría que lo ocupase Sam Tarly: es un personaje de gran corazón y valiente", opina David. También cree que los hermanos Lannister, Tyrion y Jaime, morirán; pero acostumbrado a los giros de la serie no quiere dar nada por sentado y expresa sus dudas: "A ver qué pasa".

Tomás Torres. // Instagram

Por su parte, Tomás tiene una favorita para reina aunque duda que ocurra: "Siempre me gustó Arya pero la lógica me lleva a Tyrion. No creo que Khaleesi ni Jon Snow acaben gobernando, sería demasiado obvio. También me cuadran las teorías que apuntan a que Bran Stark es el Rey de la Noche".

A medida que se aproxima el final de Juego de Tronos, los dothrakis gallegos toman mayor conciencia de la importancia de haber participado en una serie que ya es una leyenda de la televisión. "Es algo histórico que quedará ahí para el resto de nuestras vidas", valoran ambos. Además de la satisfacción personal de haber batallado en una de las secuencias más complejas rodadas hasta la fecha, David y Tomás se quedan con la gran familia dothraki que formaron junto al resto de figurantes con los que coincidieron en Cáceres. Mantienen un grupo de WhatsApp a través del que conservan el contacto y además, David Álvarez está preparando un libro que recogerá las experiencias y recuerdos de aquellos días, apoyados por imágenes de la serie.