Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arranca el despliegue de la red 5G entre Vigo y Oporto para el vehículo autónomo

Un consorcio interregional iniciará las pruebas en circuito a finales de año

Arranca el despliegue de la red 5G entre Vigo y Oporto para el vehículo autónomo

Pistoletazo de salida para el futuro corredor Vigo-Oporto que servirá para testar el vehículo autónomo en la eurorregión. El proyecto, bautizado como 5GMOBIX y participado por una veintena de empresas, administraciones e institutos tecnológicos -entre ellos el CTAG y el Concello-, arrancará en los próximos meses con el despliegue de la tecnología 5G en los 154 kilómetros que separan ambas ciudades con el objetivo de que vehículos dotados con asistentes de conducción automatizada puedan mantener una comunicación permanente con otros automóviles y con las infraestructuras viarias. Las pruebas comenzarán a finales de año en circuito cerrado -en las instalaciones de CTAG en Porriño- y seguirán en carretera abierta en 2020 y 2021.

El Vigo-Oporto es uno de los dos corredores transfronterizos autorizados en la Península, junto con el de Mérida-Évora, aunque el primero soportará la mayoría de las pruebas dentro del ámbito del proyecto, que requerirá un potente despliegue que abarca desde infraestructuras, comunicaciones, telefonía, vehículos, usuarios, etc. "Este corredor recoge de esta forma socios que cubren toda la cadena de valor, incluyendo instituciones públicas, centros de investigación, compañías de telecomunicaciones y fabricantes de automoción", explica el Centro Tecnológico de Automoción de Galicia (CTAG), socio principal del proyecto 5GMOBIX.

En el consorcio participan la Dirección General de Tráfico (DGT), IMT, Telefónica, NOS, Nokia Bell Labs, Nokia Portugal, el Concello de Vigo, CTAG, Dekra, ALSA, AEVAC, la Universidad de Murcia, CCG, Infraestruturas de Portugal, Norte Litoral, Siemens, IT, TIS y A-To-B. Las primeras pruebas comenzarán a finales del año 2019, empezando con test en laboratorio y circuito cerrado en Porriño, llegando a carretera a lo largo del año 2020 y 2021, año en el que finalizará el proyecto.

Con esta iniciativa, amparada por los gobiernos de Madrid y Lisboa, se busca que la península Ibérica se convierta en un área innovadora en lo referido a los automóviles autónomos, consolidando el corredor Vigo-Oporto como "un centro tecnológico neutral para la industria, centros de investigación, universidades y cualquier otro agente que quiera probar y evaluar tecnologías innovadoras de movilidad".

Vigo ya fue en 2015 la primera ciudad española por la que circuló un prototipo sin conductor de la multinacional automovilística francesa Grupo PSA y el Concello, en alianza con PSA, el CTAG y operadoras como Vodafone, participa en varios proyectos comunitarios que buscan impulsar y estandarizar la circulación de los vehículos autónomos en entornos urbanos, con pruebas en zonas como Gran Vía, la fachada marítima e incluso el aparcamiento público de Praza do Rei, como avanzó este periódico.

El CTAG cuenta por su parte con una dilatada experiencia en el campo del HMI (Human Machine Interface) aplicado a la conducción autónoma -de la mano de PSA- y ha desarrollado prototipos capaces de moverse sin conductor por carretera y realizar múltiples maniobras (estacionamiento, etc.). También aspira a poner en marcha el primer circuito especializado de Europa en conducción autónoma en los terrenos anexos a la Plisan.

Compartir el artículo

stats