La Confederación Hidrográfica del Miño-Sil se pone del lado del Concello y acusa también a Augas de Galicia de retrasar la firma del convenio para el abastecimiento del agua den el área de Vigo al introducir nuevos cambios de forma unilateral en el texto que habían pactado previamente el Gobierno, la administración autonómica y el Ayuntamiento. Esta nueva versión, no consensuada previamente, fue aprobada por el Consello de la Xunta el 28 de marzo. La Confederación emitió una respuesta advirtiendo que esas modificaciones supondrían un "considerable" retraso en la firma del convenio ya que habría que iniciar de nuevo todo el procedimiento administrativo.

"Pedimos a la Xunta la máxima seriedad y respeto en los textos consensuados por los firmantes ya que, tal y como se advirtió, pequeñas modificaciones pueden suponer grandes retrasos que serían imputables a la administración autonómica", afirmó el presidente de la Confederación, José Antonio Quiroga.