| Decenas de amigos y conocidos acompañaron ayer a la familia del médico vigués del servicio de Urgencias del Chuvi, Alejandro Febrero, en su último adiós desde el tanatorio Vigomemorial. Numerosas muestras de cariño se sucedieron entre los asistentes y compañeros de profesión que se acercaron para despedir al facultativo, quien trabajó con dedicación y coraje durante más de 30 años en la sanidad viguesa. El conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuiña y el gerente de la EOXI Félix Rubial también trasladaron en la tarde del martes su pésame a la familia. Alejandro Febrero, gran aficionado a los deportes y a la pesca, deja en sus tres hijos su mayor legado.